¿A qué estamos esperando?

Después de oír y leer durante las últimas 48 horas las noticias, ¿a qué estamos esperando? esa es la pregunta que me hago y creo que es la que debemos hacernos todos los españoles.

Según vamos conociendo las implicaciones de Ignacio González y toda su camarilla en la dilapidación de los bienes de todos los Madrileños en el Canal de Isabel II, no debemos de hacernos otra pregunta más que esa ¿a qué estamos esperando?.

Creo que ya son demasiado los casos de corrupción en España para que alguien le ponga freno; la intransigencia con la que se deben de tratar la corrupción no debe tener ni un ápice de duda; ninguna persona que forme parte de un partido u organización política en España, situado en cualquiera de los escalones del escalafón del poder, en el momento que está imputado en un caso de corrupción, debe ser apartado de sus funciones públicas y eso debería ser ley en un país que se quiere llamar demócrata.

Por otra parte, si su responsables directos en la escalinata de poder, alegasen desconocimiento de los asuntos que han llevado a la imputación del personaje en cuestión, asimismo deberían de ser apartados de sus funciones e investigados. En el caso de que se les declarase sabedores ciegos de los delitos que se juzgan deberían de ser juzgados y castigados por complicidad y en el caso que efectivamente no tuviesen conocimiento de las operaciones del imputado, deberían de ser igualmente apartados de esas funciones por incompetencia; entre otras cosas porque están cobrando un sueldo importante que pagamos todos los españoles para hacer una labor para la que no están capacitados y esa labor no es otra que la de salvaguardar a España del robo y la malversación de caudales públicos, es decir de los bienes que están obligados a guardar y no lo han sabido hacer.

Y por último el partido político que albergue en sus filas a corruptos e inútiles que no saben nada, debería ser inhabilitado para ejercer en el escenario político del país procediéndose a su disolución.

Somos el país de la Unión Europea con mayor número de políticos imputados en casos de corrupción y cada día la lista aumenta, pero en España no pasa nada.

El Partido Popular es una organización criminal con un modus operandi al que han seguido fieles desde el momento de su fundación, con un perfecto manual de cómo hay que delinquir y de cómo hay que salir indemnes de los crímenes cometidos.

Ver en España un noticiero por televisión, invita a abrir una bolsa de palomitas y prepararse junto la familia para ver una película sobre la mafia; El Padrino I, II y III, Uno de los nuestros, Casino, son cine infantil comparadas con los Gurtel, Púnica, ERE, Lezo y los cientos de casos que siembran las sedes judiciales de esta país.

Jueces separados de los casos, fiscales apartados, fiscales presionados para no investigar, periodistas forzando a políticos; empresas pagando comisiones que luego son desviadas para subvencionar partidos; lo que únicamente se le puede echar de menos es un poco de la sangre que se derrama en las películas, pero ojo todo se andará. A lo mejor cualquier día de estos se encuentra un juez en la cama cuando se despierte la cabeza de su caballo favorito. Pero seguirá sin pasar nada

Este es un problema de Estado que no ha sabido poner los medios necesario para que estas situaciones no se pudiesen producir, hay que decirlo alto y claro.

No vale el modelo de Estado.

El Gobierno tiene que estar al servicio del Estado y es el Estado el que tiene que fijar las políticas que el Gobierno tiene que poner en marcha que no son otras que las necesarias para proteger a los ciudadanos.

Pero todo se diluye cuando resulta que el Jefe del Estado es El Rey, una persona que ostenta el cargo de por vida por el mero hecho de haber nacido en el seno de una familia que al parecer ha recibido el poder de manos de Dios, que es lo mismo que decir que ha nacido con el culo más limpio que el resto de los mortales. En ese caso, que es el caso de nuestro querido país, el gobierno tiene todas las cartas en su mano para hacer y deshacer a su antojo, manejándolo todo y haciendo de su capa un sayo, gobernando con almohadas para unos, los menos y pisándole el cuello a la mayoría.

Dicen que la historia pone a cada uno en su sitio y quizá eso nos debiera llenar de orgullo porque estamos siendo testigos privilegiados de una nueva forma de Estado que pasará a los anales de la Historia como la única que vio la luz y se perpetuó exclusivamente en España.

La Democracia Cortijera…, vamos…, algo así como El Mus.

Efectivamente al Sr. Rajoy se la suda, al Fiscal Anticorrupción se la suda, Al rey se la suda, y a ocho millones de Españoles también se la suda y a alguien se le ocurre sacar a la calle un autobús con la cara de los políticos culpables de la corrupción en España; venga hombre; que eso no va a convencer a nadie, eso no es movilizar a nadie, eso son pataletas de patio de colegio.

Las denuncias hay que hacerlas en el Parlamento y en los medios, y si no nos dejan, en la calle, o es que ahora no vamos a ser capaces de organizar una MARCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN, en todas las ciudades de España, ahí es donde se puede ver hasta que punto el pueblo quiere que de una vez acabemos con esta lacra. Mal andamos si nos olvidamos de estas cosas.

Por eso era mi pregunta ¿A qué estamos esperando… para salir de debajo del paraguas a mojarnos?

 

arjonairiz

Insolentemente rojo y peleón. Odio la hipocresía y me gustan las motos.
1 Comment
  1. Ramon Sanchez

    Lo que puedo comentar a tan interesante prerrogativa es plantear una pregunta o varias: quien denuncia, quien juzga y como se condena a los ciudadanos que estamos consintiendo todo este espolio?
    Como se hace para permanecer con esta pasividad ante tanta desverguenza de estos “patriotas”, que se creen dueños del cortijo?
    Como explicar a tanto reaccionario analfabeto de este pais que la unica arma que tiene la ciudadania para castigarlos son las urnas y que estas no sirven para encima premiarlos?
    Como dice Julio Anguita, no conseguiremos nada si no nos movilizamos y permaneceremos sumidos en la frustracion que nos esta aquejando, aunque empiezo a pensar que nos hemos instalado en esa zona de confort que nos han hecho que nos creamos y como nuestro querido y bien amado presidente, esperamos que pase la tormenta y la tormenta no va a pasar, va a arreciar, porque esta gentuza no conoce el fin de su ambicion, no son politicos, son alimañas carroñeras y se mueven en la putrefaccion como pez en el agua.

    14 Mayo, 2017 at 10:07 am - Reply

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }