La bala, el polvo y la alternativa

Escuchando a Carlos Herrera, ese periodista insultador del obispado, y viendo las consecuencias que semejante vertido tóxico genera entre algunos retrasados, se hace difícil no caer en la tentación de pensar que realmente eso es lo que busca.

Esos ataques constantes a la alcaldesa electa de Madrid, sus insultos, sus mentiras están empezando a dar sus frutos.

Comportamientos como los de Herrera y otros correligionarios como él alientan la violencia crean odio, lo alimentan y lo detonan.

Hay que detener la locura que están desatando las huestes corruptas, hay que detenerlo porque si no lo hacemos pronto, al final se va a desencadenar un derramamiento de sangre.

Ahora un demente envía una carta con una bala y un polvo blanco sospechoso a Manuela Carmena.

El odio visceral y la total impunidad con la que se están conduciendo estos periodistas nos lleva a un horizonte de violencia, un futuro próximo enfermizo que empieza a ser peligroso.

Con Herrera insultando, encendiendo más y más odio; con Losantos lamentando no ir armado para disparar contra seres humanos.

Esos majaderos irresponsables ejerciendo una versión obscena de lo que otros de su calaña llaman libertad de expresión, un día tras otro arengan a esa masa de locos “incontrolados” para ver si alguno se sale de madre y en un arranque de ferocidad guerrera les quita el problema de encima y hace el trabajo que anhelan y que aún, repito aún, no se atreven a acometer. Recalco ese “aún” porque llegado el momento matarán, cuando se vean acorralados, ellos al igual que sus amigos; véase Leopoldo López y otros asesinos semejantes, buscarán entre sus fieles ese grupo de valientes, ese grupo de asesinos latentes que siempre hay en los grupos extremistas de toda índole y los lanzarán a la calle a matar.

Y matarán, claro que matarán.

La Trama que decía Pablo Iglesias estos días, la Trama es un monstruo muy grande, con mucho poder.

Un monstruo que no se podría mantener sin un brazo armado.

Imposible de sustentar sin un plan B y sin la absoluta determinación de matar llegado el momento.

La trama es riqueza, estatus, poder y es corrupción, abuso, robo a una escala bíblica.

Ellos, los corruptos, antes de ser detenidos harán como siempre hacen; matar.

Y tienen hombres armados deseando hacerlo sobre un cuerpo de carne y hueso para variar en vez de en una fría diana sin mirada.

Ya lo están haciendo, ya lo están intentando.

Periodistas como Herrera, como Rojo, como Losantos incitan al odio, mantienen los rescoldos ardiendo y un día tocarán madera seca; un día el monstruo se les va a escapar de las manos y nos van a quemar a todos los españoles.

Es su forma de vida, la muerte.

Empresas impunes que matan; esclavizan niños y roban, políticos implicados en esos mismos delitos; periodistas impunes; todos ellos están acostumbrados a hacer estas cosas, es su modo de vida y esto ha sido así toda la vida sin que les pase nada.

Cabe preguntarse dónde se esconden los fiscales, esos empleados públicos que pagamos con nuestros impuestos, esos que arremeten con furor contra un tweet, esos que detienen titiriteros, esos que se nombran a sí mismos abogados defensores de los grandes ladrones.

Alguien debe poner cordura en todo esto porque cada día que pasa, con cada dosis de odio que estos periodistas inyectan en los cabezas rapadas dan un paso más hacia la masacre y esto de enviar un sobre con una bala y polvo a una persona ya tiene tintes de tentativa, de prueba previa de viabilidad operativa antes del atentado real.

Eso y no otra cosa es lo que buscan, que nos volvamos locos; que perdamos el sentido de la humanidad y nos matemos entre nosotros.

Y aquí es dónde uno ya se cansa de las alternativas, aquí es donde uno ya cae en el desánimo.

La alternativa a todo esto, el partido morado, un día tras otro nos dice lo que ya sabemos.

Que PP y PSOE son lo mismo y ya lo sabemos.

Que PP y PSOE son corruptos y ya lo sabemos.

Que esos periodistas son una vergüenza y ya lo sabemos.

En un momento dado, quizá, solo quizá… alguien tiene que dejar de decirnos lo que ya sabemos y empezar a decir las cosas que de verdad queremos oír.

¿Qué hará la alternativa con un empresario español que es expulsado de Brasil por esclavitud infantil?

¿Qué hará la alternativa con los policías que abusan, con el brazo armado de la corrupción?

¿Qué hará con los jueces que sostienen con veredictos nauseabundos este sistema?

¿Qué hará con esos fiscales que intoxican la justicia?

¿Qué hará con los religiosos que violan niños y que lanzan mensajes de odio hacia otros seres humanos por su condición sexual o por ser simplemente huídos de una guerra?

¿Qué hará con los periodistas que buscan que las personas se odien y se maten con el manejo único de la falacia y de la manipulación?

Lo que son ya lo sabemos, ahora toca hablar de lo que será de esa gente cuando ganemos.

Quizá con un poco de entusiasmo encontremos el estímulo que el votante indeciso necesita.

Yo ya empiezo a dudar de que llegado el momento tengan lo que hay que tener.

Ni la intención.

elsopazax

Escritor autor de la novela SIN PULSO y bloguero a tiempo muy parcial. Emigrado a Brasil pero vigilando de cerca a mi buena gente.
4 Comments
  1. Xoan Carlos

    ¡Lo que hay que leer!. Articulos así vienen a dar la razón a Victoria Prego y la asociación de la prensa.
    El problema es que mucha gente no queréis vivir en un país en el que exista libertad de prensa. Sobre todo cuando, en lugar de alabar a vuestro macho alfa, abre los ojos de la gente para que no escuchen las soflamas de populistas y totalitarios como Iglesias y su banda.

    21 marzo, 2017 at 2:18 pm - Reply
    • Tranquilo Xoan Carlos, calma tu miedo.
      Seguro que no eres un facha de esos que se intentan ganar un sitio junto a sus amos protegiendo a periodistas juzgados y condenados por mentir.
      Bueno, yo pienso que sí lo eres, pero es mi opinión personal y te perdono.

      24 marzo, 2017 at 6:22 pm - Reply
  2. Para estos periodistas, para los que han sido denunciados, juzgados y condenados por mentir, manipular y difamar. Para los que generan crispación usando la falacia como argumento, sugiero que sean tratados por delito de odio.
    Como cualquier twitero que se extralimita en sus comentarios, como cualquier apólogista de terrorismo.
    Para los políticos propongo un status especial similar al de los militares.
    Un soldado tiene un arma y mata, un político se corrompe y toma decisiones que llevan a la miseria, a la enfermedad e incluso a la muerte a cientos de miles de personas.
    Para un político corrupto debería existir el delito de alta traición y sí, este con otros delitos de lesa humanidad debería ser juzgado en un tribunal especial y debería estar penado con la vida.
    Justicia china para los corruptos.

    21 marzo, 2017 at 1:53 pm - Reply
  3. azcuota

    ¿Y tú que propones?

    20 marzo, 2017 at 3:51 pm - Reply

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }