La feminización de la política

 

Casi siempre que Pablo Iglesias habla, se genera una polémica. Personalmente puedo estar más o menos de acuerdo con lo que Pablo dice, pero en cualquier caso, lo que no estoy dispuesto es a magnificarlo, y, en menor medida, a corromper las palabras contaminándolas con lo que no se ha dicho. Y esto, considero que no está en oposición con la interpretación.

feminismo

Hace tiempo que soy más bien mal pensado, en lo que a la cuestión política se refiere. Ustedes me perdonarán, pero en el tiempo que he vivido, he sido testigo de zancadillas, traiciones, maledicencias, difamaciones, ocultaciones, mentiras, y otras perlas, utilizadas con el único propósito de descabalgar al que ostenta el poder, o de lapidar al oponente con objeto de mantenerse en él.

La política es sucia. Y las palabras de los demás siempre van a ser susceptibles de ser utilizadas por tu adversario – en algún caso, incluso, enemigo – para arrojarlas en tu contra.

Por ello, quiero exponer aquí lo que yo he interpretado de las palabras de Pablo Iglesias, porque he leído titulares tales como “Iglesias prefiere a las mujeres de cuidadoras antes que de ministras”. Es una interpretación, que respeto, pero con la que no coincido.

Pues bien, mi interpretación acerca de lo manifestado por el dirigente de Podemos, se ciñe bastante a mi propia línea de pensamiento, que no es otra que valorar a la mujer en cuanto vale como persona, y no como sexo. Dicho de otro modo, la paridad que tanto se persigue, no es, sino una grandiosa estupidez.

[Tweet theme=”tweet-box-normal-blue”]La política es sucia. Y las palabras de los demás siempre van a ser susceptibles de ser utilizadas[/Tweet]

Personalmente me es indiferente que en determinado gobierno, o en determinado partido, existan más ministros que ministras, o más ministras que ministros. Que haya más dirigentes del sexo masculino o más dirigentes del sexo femenino.

Lo que me interesa realmente es que los que estén ahí, hagan lo que hagan, lo hagan en provecho y en beneficio de aquellos a los que gobiernan. Pero, yendo un paso más allá, preguntémonos, ¿a qué estamos acostumbrados? La respuesta, a mi juicio, y por lo que he venido viviendo todos estos años en los que pululo por el mundo, es a mujeres ostentando determinados cargos y comportándose como lo harían los hombres, imitando a los hombres. Y eso es, bajo mi perspectiva, a lo que se refiere Iglesias. En el siglo en el que vivimos, en el mundo en el que habitamos, y con la Historia que llevamos a nuestras espaldas, es absurdo pensar que nadie manifieste que desea ministros, antes que ministras. Hablar de feminización de la política es creer en las condiciones propias e innatas de las mujeres. Creer en algo tan grande del género femenino como la GENEROSIDAD. Hablar de la feminización de la política es apostar por unas políticas más próximas a la psicología femenina, no a mujeres haciendo política como los hombres. Y eso es lo más contrario que puede existir al machismo.

vichamsan

vichamsan

Escritor. Dos novelas publicadas. Finalista Premio José Saramago de Narrativa
0 Comment

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }