¿Por qué las dificultades en el aprendizaje?

Hay un alto índice de fracaso escolar en España, un bajo rendimiento académico, un porcentaje muy elevado de alumnos que abandonan la enseñanza al acabar la ESO. Y uno de cada cinco universitarios el primer año también renuncia a seguir estudiando.

¿Son responsables los alumnos de estas situaciones?Sistema educativo

La enseñanza se plantea desde despachos alejados del día a día de los alumnos que son los que han de adquirir el conocimiento. Se programan materias específicas con un aprendizaje que se basa en la repetición, la memorización de ideas y conceptos, con cualificaciones. Un sistema que presupone que los grupos de alumnos son homogéneos lo que lo hace poco equitativo y poco incluyente. Es el docente el que a través de unos parámetros sobre cómo se debe aprender, con unos valores y juicios personales, controla a los estudiantes; es quien tiene la responsabilidad y el compromiso de transmitir la información, de que el programa del sistema educativo sea el más “adecuado” a cada edad y momento del alumno.

Se justifican los éxitos de los estudiantes a través de las acciones de otras personas, mientras que los fracasos se atribuyen a las supuestas carencias de habilidades de los estudiantes.

Este tipo de planteamiento educacional sustituye el deseo y el compromiso de aprender por la necesidad de asimilar lo que la educación reglada decide qué es importante.

El entorno social en que las personas se desarrollan, las cualidades particulares, inquietudes, las motivaciones de cada individuo, no son prioritarios a la hora de plantear la información que se quiere enseñar y cómo se ha de aprender. Cuesta reconocer que son evidentes las diferencias entre cada alumno y que la información se procesa de distintas formas.

 

Contribución de los alumnos en su formación.

El alumno no participa en la construcción del contenido en el proceso de aprendizaje. El estudiante ha de asumir las materias sin comprender hasta qué punto les pueden resultar útiles en su vida cotidiana y para el futuro. Los aprendices han de alcanzar las expectativas que tienen los maestros, según el criterio de éstos y en función del rendimiento académico. Los estudiantes no tienen la opción de opinar, preguntar, aportar más o cuestionar la información que va llegando, por lo que no se satisface la necesidad de aprender del estudiante. El pensamiento crítico no se trabaja ni se desarrolla. La educación se convierte en una actividad extrínseca a la persona. Se convierte en la “no afirmación” o negación de lo que el estudiante tiene interés por conocer, descubrir, averiguar, comprender, saber. Sin un valor real ni pasional por aprender, apropiarse del conocimiento es un reto difícil y complicado de alcanzar.

  

Educación más incluyente.

Kant dijo: “Aquello que se aprende más sólidamente y que se recuerda mejor, es aquello que se aprende por sí mismo”

Albert Einstein en 1955 nos recordó: “Lo importante es no dejar de hacer preguntas”

Ambas afirmaciones plantean el método científico como un buen aprendizaje a la hora de asumir ideas y conceptos. Es un método en el que cada uno ha de buscar y formular preguntas, se han de encontrar respuestas y elaborar conclusiones.  Eso se logra a través de las emociones, sensaciones, sentimientos, inteligencias, inquietudes, necesidades, pasiones, influencias del entorno, que son las que ayudan a las reflexiones. Cada persona se plantea diferentes dudas, con visiones atípicas y peculiares, incluso, contradictorias y todas ellas válidas.

Es importante conocer cuáles son los factores que influyen negativamente en el proceso del aprendizaje. No son los alumnos los responsables de unos resultados académicos insuficientes si la educación es excluyente. El educador ha de favorecer diferentes formas de estimular la creatividad, preocuparse, no sólo por lo que los alumnos saben, sino, por lo que los alumnos pueden saber hacer para que alcancen sus metas. Si los estudiantes forman parte de la construcción y planificación del aprendizaje lo harán suyo.

El aprendizaje es un proceso mediante el cual las personas construyen y asumen conocimientos propios con la influencia del entorno, usando sus capacidades, habilidades, necesidades y pasiones. El estudiante se ha de sentir incluido, escuchado, comprendido para no perder el interés por seguir aprendiendo.

Kant y Einstein lo aclaran: el conocimiento se adquiere a través de la implicación, para que éste cobre sentido dentro del propio proceso de aprendizaje. Se desarrolla el pensamiento crítico para alcanzar objetivos y optimizar el rendimiento.

Se puede deducir que el fracaso no es del escolar, sino, que es debido a un tipo de enseñanza rígida y una serie de criterios y valores ajenos a lo que el alumno es capaz de asumir.

Con lo que las dificultades para el aprendizaje, la apatía, la falta de interés, se diluyen al transformar la idea de transmitir conocimientos por crear las condiciones adecuadas para que los estudiantes aprendan. Así aumentar las posibilidades de que todos los alumnos quieran seguir con unos estudios u otros, asumiendo la responsabilidad de aprender.

Artículo de @Dalila_sin para Alcantarilla Social

Editorial

Aquí puedes encontrar el resto de artículos que se han escrito en Alcantarilla Social
0 Comment

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar