Lesa humanidad

nuremspainDesde la convulsión política sobrevenida aquel oscuro 15M uno no ha dejado de sorprenderse por la virulencia con que todos han reaccionado contra el pueblo, contra la articulación política del descontento social.

Solo cabe una interpretación, una lectura y es que hay más, mucho más bajo todas esas capas de mierda.

Tal cantidad de porquería que no hay culos suficientes para taparla toda.

Nos pasamos el día protestando, criticando, indignados y enfurecidos por la insultante impunidad, por el desparpajo con que se mueven los culpables, los corruptos, los ladrones, los asesinos, los traidores.

Y, de nuevo, caemos en la trampa; caemos en el artificio de dejarnos distraer del fin último.

No es momento de lamentar la impunidad, no es momento de desesperarse, eso simplemente consume nuestras energías, nos atomiza y nos disuelve en un miasma contaminante de millones de conceptos encontrados.

La impunidad existe porque ellos existen y por mucho que gritemos, por muy altos que sean nuestros rugidos, ellos seguirán ahí igual de impunes.

Ha llegado el momento de dar pasos ciertos, de ver la impunidad y sonreír, guardar las ansias de venganza, el afán de represalia para cuando los equilibrios se inclinen de nuestro lado. Solo entonces, nuestra rabia será productiva, eficiente y eficaz.

Ahora toca otra misión, ahora toda observar, marcar presa y fijar el objetivo. Ahora lo que procede es ver y buscar el orígen de ese miedo, hay muchos, se llaman chanchullos, abusos, cholletes, enchufes, negocietes… El orígen de ese miedo es un caldo pestilente en el que los ingredientes siempre nos perjudican y en el que el reparto siempre es el mismo.

La riqueza para ellos, las consecuencias para nosotros.

Los corruptos combaten el miedo con medios, con muchos medios. Uno de ellos, el principal es nuestra cortedad. Somos muy inexpertos, muy cortitos para ellos y caemos una vez tras otra en sus trampas.

¿De verdad pensáis que les importa una mierda la indignación de su ciudadanía?

¿De verdad creéis que temen la acción de una justicia copada en sus puestos más altos por socios, amigos y familiares?

No, la clase política, la casta, solo teme una cosa, al poder. Temen al poder real, al de verdad, al que hace temblar gobiernos; al que quita, pone y mata presidentes; al poder que aniquila países enteros… Al dinero.

Así pues, un día tras otro, nos sirven bocados calculados de veneno. Un diputado corrupto, un juez prevaricador, un ministro chanchullero, un soborno; cada día un infame nuevo que nunca va a cumplir condena, que difícilmente va a ser condenado eso si hay suerte y pasa ante el juez…

Así nos mantienen con la mirada fija en los juzgados, en los platós de TV donde se cuidarán muy mucho de tocar, siquiera rozar, esos temas que ellos temen en realidad.

Así logran que no hablemos de la existencia de colegios, universidades e institutos explotados y gobernados por religiosos pederastas.

Así logran que no hablemos de ancianos hacinados en centros que más que residencias son reediciones de aquellas infames leproserías medievales también gobernados y dirigidos por clérigos sociópatas.

Así logran que no hablemos de acuerdos bastardos como los que suscriben patronales y sindicatos; acuerdos en los que no se establecen derechos laborales sino que se establece lo que te pueden robar, la salud que te pueden consumir, la vida que te pueden sustraer o cuánto menos puede cobrar una persona con respecto a otra en el mismo puesto de trabajo por ser mujer.

Consiguen que no caigamos en la cuenta de que la gente muere de cáncer, de enfermedades del corazón, de diabetes, etc… en un mundo en el que los productores de alimentos; esos que transforman químicos peligrosos en mierda de colores y que la mezclan con toneladas de azúcar para que podamos destruir nuestra salud establecen las normas alimentarias que luego nuestros ministerios de salud emiten.

Vivimos en una sociedad en la que los pirómanos trabajan de bomberos, pederastas cuidan niños, ladrones gobiernan países, asesinos reciben el Nobel de la paz.

Cada decisión, cada acción política va destinada a robar un derecho humano; cada golpe de la policía rompe otro derecho humano, cada acción judicial es un nuevo gesto de connivencia con la impunidad.

En las últimas décadas ni un solo acto político ha sido destinado a mejorar la vida humana. Todo ha sido muerte, destrucción, deshumanización, abuso, sangre, fuego. Ni un solo gesto de humanidad, ni un solo avance en la justicia y en la sociedad global que conformamos.

Quizá y solo quizá, ha llegado el momento de dejar a los payasos sacrificarse por sus amos y que dejemos de hacer ese ruido que tanto les tranquiliza.

Quizá tengamos que empezar a hablar de cosas incómodas, de cosas feas que nos incumben directamente.

Quizá alguien tenga que declarar las guerras injustas, la corrupción, el abandono a los refugiados, el acoso al inmigrante, el abuso de autoridad como delitos de Lesa Humanidad y aplicar la ley conforme al daño ocasionado.

Quizá haya que tratar al político corrupto como un asesino de masas.

Si, empezar a ver las cosas con claridad.

Porque un político que establece normas de seguridad de acuerdo con los empresarios, que regula la salud alimentaria siguiendo los intereses de los productores de comida basura y que luego quiere quitar la atención médica a los ciudadanos; es un asesino de masas.

Porque un político que permite que un banco te desahucie después de largos años pagando, que te eche de tu casa, que se quede con tu casa y que tu conserves la deuda; es un asesino de masas.

Porque un político que firma leyes que desampara de ayudas a los desahuciados, que les niega pan y techo, que los abandona y que les quita la atención médica; es un asesino de masas.

Y si forzamos una opción política que entienda al asesino de masas como una entidad incompatible con la humanidad; que lo ponga delante de un jurado internacional para responder por delitos de Lesa Humanidad.

Un jurado independiente y que actúe en consecuencia…

Este será un mundo mejor.

elsopazax

Escritor autor de la novela SIN PULSO y bloguero a tiempo muy parcial. Emigrado a Brasil pero vigilando de cerca a mi buena gente.
0 Comment

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }