Ni la opción de ser valiente

Patético el torbellino mediático que se ceba ahora con Pedro Sánchez. Pobre chaval, no sabía del papel que habría de representar su partido ni  el que iba a representar su señoría.pedro_sanchez_flickr

Lo que acontece ahora en el PSOE no es una sublevación, es una farsa y cada cual representa su personaje. Es una función cuyo final es un baño de sangre y  en el que mueren todos menos los personajes.

Pedro ha rechazado ni más ni menos que la oferta de ayuda para ser presidente de España ¿lo decidió él o alguien lo  hizo? ¿quién da permiso a un presidente para culminar sus aspiraciones?

Pedro Sánchez el chiste, el candidato que pudo ser presidente y que a la hora de la verdad no tuvo valor. Él no tuvo arrestos para asumir esa responsabilidad y tampoco para expulsar a los traidores del partido. Como son esos que se dicen socialistas y claman desencajados por un gobierno del PP.

Observamos atónitos al trasiego de caudales públicos robados entre el gobierno catalán y el de Madrid. Sufrimos el sonrojo de independentistas vascos rascando la espalda de fascistas españoles. Nos comemos boquiabiertos la escisión de un partido en dos y luego de nuevo en su reabsorción PP y C´s.

Y tragamos todas las verdades que brotan insolentes, hay una que escuece más que ninguna y es que somos gilipollas. Estábamos engañados; todo, absolutamente todo, era una enorme y sangrante mentira. Los catalanes no querían Catalunya; los vascos no querían Euskadi; los socialistas no eran ni socialistas ni obreros y casi tampoco españoles; los populares… mira esos si eran populares, por sus robos.

Y si lo pensamos detenidamente, la cosa tiene su lógica. Ellos eran partidos diferentes dentro de un sistema, dentro de un mismo sistema. El problema de UP no es el hecho de ser un nuevo partido, eso les da exactamente igual. La cuestión es que el nuevo partido, o mejor la nueva coalición; trae cambios en el sistema y eso ya es harina de otro costal. El sistema se defiende ante los cambios, los que se han beneficiado de él se han hecho grandes, muy grandes.

Son los que hoy ponen toda su fuerza para preservar este sistema que tanto les ha costado conformar.

Por otro lado, los que estamos siendo consumidos, devorados por ese sistema, nos preguntamos ¿hasta dónde llegarán? Nos encontramos en ese punto en el que intuímos que en unos pocos años, aquí va a correr mucha sangre.

[ctt template=”12″ link=”_248l” via=”no” ]Son los que hoy ponen toda su fuerza para preservar este sistema que tanto les ha costado conformar.[/ctt]

¿Qué podemos hacer?

Nada, todo lo que pudimos hacer lo hicimos mal. Nos calmamos, dimos paz institucional a los grupos de poder, tiempo para recomponer el sistema, su sistema. Les hemos dado chance de rearmarse, de dividirnos, de enfrentarnos. No es la suya una táctica responsable, ellos saben perfectamente a dónde nos llevan sus manejos. La prueba de que lo saben brilla en las medallas que lucen las vírgenes en sus sacrosantos sudarios dorados.

Ellos hacen lo que tienen que hacer. Se concentran en torno al más fuerte de sus sistema y se defienden de los invasores cambiadores de realidades. Mientras tanto, los asaltantes del cielo, se vuelven dulces, suavizan el mensaje, se hacen más políticos y nosotros nos desencantamos.

Y uno se pregunta ¿Dónde está el meollo de todo este asunto? ¿No tenéis la sensación de que en todo esto hay algo que no encaja? Definitivamente hay un personaje escondido al que tenemos que hacer salir.

Hay que empezar a hablar del IBEX, mejor dicho, hay que empezar a hablar de la empresa moderna. Hoy las empresas son monstruos de una envergadura titánica. En muchas ocasiones el aparato burocrático de las empresas supera con mucho la capacidad reguladora de los países donde operan. Entidades y servidores políticos incompatibles con la humanidad rivalizan en poder con la soberanía real de un país.

Lobbies imponen sus criterios e incitan acciones militares contra países para explotar sus recursos naturales, golpes de estado, magnicidios; genocidio. Han amasado tal poder que hoy deciden quien puede y quien no puede acceder a las capas superiores del poder. Como le está pasando hoy a Pedro Sánchez. Lo malo es que lo que le ocurre a Pedro Sánchez, nos ocurre a todos los españoles. Alguien está decidiendo a quién podemos y a quien no podemos votar.

Y todo este poder desaforado, en algún momento deberá obtener una respuesta. En algún momento, un gobierno deberá tomar acciones que limiten el tamaño, el poder y el alcance de esas agrupaciones. Deberá hacerlo pese al ruido, pese al estereotipo, pese a todo.

El sistema adivina que Sánchez ha acariciado la idea de asaltar el cielo con los cambiadores de sistemas. No puede ser, hay que matar al disidente, hay que echarlo del sistema. El IBEX dispone y los peones obedecen. Los peones se sacrifican para que esas empresas sigan fagocitando al Estado de derecho y matando seres humanos. Pedro Sánchez es un número pequeñito, muy pequeñito en el avance del orden empresarial frente al orden estatal.

Y lo peor es que ya no tiene ni la opción de ser valiente.

Ya solo puede comportarse como un cobarde y acatar su pequeñez o como un loco desesperado y afrontarla.

Perdemos todos.

elsopazax

Escritor autor de la novela SIN PULSO y bloguero a tiempo muy parcial. Emigrado a Brasil pero vigilando de cerca a mi buena gente.
0 Comment

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }