Tsipras dimite

Todos los medios de comunicación se hicieron eco, el jueves pasado, de la dimisión del Primer Ministro griego, Alexis Tsipras, después de haber firmado el tercer rescate. El principal motivo: no haber podido cumplir su programa electoral.
lK5WJQqc Otros (Partido Popular, con Mariano Rajoy al frente) no solo no han cumplido su programa, si no que han hecho justamente lo contrario, pero ahí siguen. A ellos les da igual, les basta con decir: las circunstancias me han obligado a ello. Mentira, usted sabía desde el principio, cuál era la situación. No nos cuente más milongas, que ya no hay quien se lo crea.

Hay quién aprovecha esta situación para vanagloriarse “del fracaso del mal llamado populismo”. La Troika no está dispuesta a permitir que un partido creado a consecuencia de la indignación del pueblo, al ver como van cayendo uno a uno los pilares que han sustentado el “Estado de Bienestar”, se revele en contra de sus intereses económicos. En Europa hemos dejado de importar las personas, solo importa el dinero y, por supuesto, para repartirlo entre unos pocos. Se asfixia, cada vez más con medidas austeras a los países más débiles.

Si permiten que Syriza consiga sus objetivos, fundamentalmente
GSh8ZJzsmantener los derechos sociales, el ejemplo se extendería a otros países mediterráneos.

Nuestros abuelos lucharon para que sus hijos tuviesen una vida mejor. Nuestros padres lo hicieron para mantenerla y hacérnosla llegar. Ahora el testigo está en nuestro poder, sigamos hacia adelante.

Tsipras se presentará en septiembre en estas elecciones anticipadas. Su intención es conseguir una especie de aval por parte de la ciudadanía helena hacia el rescate firmado.

Algunas de las declaraciones del ministro, en su rueda de prensa, son las siguientes: “Renuncio porque, a pesar de haber luchado y de haber conseguido muchas cosas en esta batalla, no hemos podido cumplir nuestros objetivos. Por ello, los griegos, decidirán quién quieren que sea su presidente en septiembre”

La “Señora” Merkel hizó un comentario un tanto cínico ese mismo día: “Con el rescate se acaba la incertidumbre en Grecia”. Yo le preguntaría: ¿Qué incertidumbre? ¿La de la gente que sólo quiere vivir con un sueldo digno y sacar a su familia adelante?

En mi opinión, es un acto de pura valentía y de decencia política, cosa que nuestros políticos, desgraciadamente, no conocen. Veremos como reaccionan los griegos y si valoran o no este gesto de valentía en las urnas.

0 Comment

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar