El TTIP Canario o cómo Legalizar la Especulación

Hace meses que se lleva hablando del Tratado de Libre Comercio entre la UE y EEUU, diciéndose que no será algo positivo para la sociedad. Poco a poco se ha ido destapando lo malo y lo peor del TTIP , ya que sólo beneficia a las grandes multinacionales, los fondos de inversión denominados “buitre” y a “los de siempre” (señalo a los políticos profesionales que son untados por los lobbies y beneficiados por el apoyo hacia este tratado). Han habido ocasiones que me han recordado a lo que sucede en la profética película, dirigida por Paul Verhoeven, Robocop (1987) donde las empresas tienen más poder que los propios gobiernos. Hace un par de días que leí la estupenda noticia que decía que más del 70% de los alemanes están en contra de este intento de golpe de estado por parte de las empresas. En España tenemos una “casta periodística” que nos esconde las informaciones que realmente interesa a la población, porque está dirigida y financiada por esas mismas empresas interesadas  en que el TTIP sea una realidad. Por eso hay noticias interesadas y noticias que interesan.

Pero no escribo este artículo para dar a conocer el TTIP Europeo, porque gracias a mucha gente y a Greenpeace sabemos a quiénes va a beneficiar y a quiénes no. Lo que quiero hacer con este artículo es dar a conocer lo que yo denomino “el TTIP Canario, porque lo tienen tan en secreto como el mencionado tratado comercial. Hablo de la “Ley del Suelo” de la Comunidad Autónoma Canaria o “cómo legalizar la especulación”.

Para saber en qué beneficia esta aberración legal que quieren aprobar Coalición Canaria y el PSOE de Canarias (partidos que componen el gobierno autonómico), debo explicar antes qué ley existe hoy para la ordenación del suelo, quién controla y filtra los proyectos urbanísticos y en qué nos va a beneficiar este cambio de ley.

6d532-canarias

Hoy, en la Comunidad Autónoma de Canarias, la Ley de Ordenación del Territorio de 1981 protege y distribuye el suelo en las islas. Esta ley se rige por tres principios básicos: Desarrollo Equilibrado, Mejora de la Calidad de Vida y la Protección del Medio Ambiente. Los mismos principios que se encuentran en la Constitución Española, y que fueron establecidos en el Estatuto de Autonomía de Canarias.

La Ley de Ordenación del Territorio logra que, cuando un municipio presenta un plan de urbanismo, el concejal responsable del mismo, deba presentarlo a la ciudadanía mediante reuniones en las diferentes Asociaciones de Vecinos y responder a todas las dudas que se presenten ante ese proyecto. También hay un tiempo para estudiar las alegaciones que se presenten y debe haber un filtrado del proyecto urbanístico.

Actualmente existe un órgano de control que delibera, consulta y decide sobre la ordenación del territorio de las siete islas canarias y sus islotes, llamado CotMac. Cuando se presenta un proyecto de ordenación urbanística por parte de algún ayuntamiento, debe recorrer diferentes filtros para ver que está dentro de la Ley de Ordenación del Territorio, pasando primero por el Cabildo Insular, hasta llegar a la CotMac. Este organismo público es completamente independiente y aunque sus decisiones tarden muchos meses, vela por la seguridad y protección del territorio canario.

Como último dato, decir que el suelo se diferencia por su aptitud: Urbano, Rústico, Industrial, Turístico, etc…

Con la Ley del Suelo que quiere aprobar el Gobierno Canario, todo lo que mencioné antes, desaparecerá. Ningún órgano independiente como la CotMac controlará la especulación, ya que habrá “una por cada municipio”. O sea, cada ayuntamiento se “controlará” a sí mismo. El Cabildo Insular no tendrá voz ante un plan que pueda destrozar algún paraje protegido. Se estará legalizando la especulación. Se estará dando la bienvenida a los fondos buitre, a la construcción desbocada, a la destrucción de nuestra tierra. Palabras como “la utilización del suelo debe ser de acuerdo a su aptitud natural, su productividad potencial y con la función social de propiedad”, no servirán para nada.

Cualquier que tenga dinero, podrá presentar un plan urbanístico al ayuntamiento de turno y este podrá aprobarlo sin que nada, ni nadie le controle. Un hotel en la Playa del Cabrón (Gran Canaria),  campos de golf en barrancos, un centro comercial en el Pinar de Tamadaba (Gran Canaria), un bingo en la Playa del Cotillo (Fuerteventura) y un enorme etcétera que lo único que va a lograr es la destrucción de nuestro paraíso natural, en manos de la misma especulación que nos llevó a la crisis económica y social que hoy día seguimos sufriendo.

Si queremos evitar que esto ocurra, hemos de movilizarnos. Todos y todas debemos salir a las calles y dejarle claro al señor Clavijo que con nuestra tierra no se juega. Decirle lo mismo y con mayor énfasis que al ex ministro Soria (otro canario de boquilla) cuando quiso llenarnos las costas de piche (chapapote), dando permiso a Repsol para las prospecciones… ¡Canarias No Se Vende!

Si queremos proteger nuestra tierra, debemos tomar las plazas, las calles y dejarle bien claro a los políticos que ellos sirven al pueblo, no a los especuladores.

No a la aprobación de la “Ley del Suelo”.

¡No al TTIP Canario!

#CanariasNoSeVende

Ssergi30

A veces, las personas que imaginamos capaces de nada, son capaces de hacer cosas que nadie imagina.
1 Comment
  1. Sinelo
    Sinelo

    Esto me recuerda a las leyes del suelo y a la de montes, ambas del PP, del mismo PP de Soria, el nefasto ministro con oscuros intereses… que casualmente es de Canarias y la usa en beneficio propio, el muy HdP.

    11 Mayo, 2016 at 11:49 am - Reply

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }