Crimen Sollicitationis

Escribir este artículo es un deber moral para mí, aunque eso no lo hace menos doloroso.

Es un tema que debo afrontar respirando hondo, ya que, es tanta mi ira que me lleva a perder el rigor informativo y ponerme a blasfemar como una posesa.

Quiero contaros qué es el “CRIMEN SOLLICITATIONIS” traducido “Delito de solicitación” o en una traducción más llana que todos entenderéis, la ley del silencio y encubrimiento que usa la iglesia católica para tapar, encubrir y callar los abusos sexuales cometidos por los acólitos del Vaticano en todo el mundo.

CS1

Empezaré contando que la ley a la que me refiero, es una instrucción que pone en marcha el Papa nº 261 Juan XXIII (canonizado en 2014) en el año 1962 y va dirigida a “todos los Arzobispos, Obispos y otros Ordinarios locales, incluyendo aquellos de las iglesias católicas orientales”.

En dicho documento, que parece redactado por las fauces del averno, en vez de por un “siervo de dios”. Se fijaban los procedimientos a seguir para afrontar los casos de clérigos, acusados por sus fieles, de comportamientos homosexuales, pedófilos o zoófilos.

Por si alguien cree que esa ley se quedó en el pasado, nada más lejos de la realidad. Nuestro “amado” Papa Juan Pablo II (si, ese al que “quería todo el mundo”, ese que ahora y gracias al Papa Francisco es un “Santo canonizado”) se sirvió de dicha ley, destinando a ella fondos ilimitados. Y adivinad quien fue su brazo armado divino, para que sus designios se cumpliesen…SORPRESA…pues nada más ni nada menos que Joseph Ratzinger, ese que después pasó a llamarse Benedicto XVI, al que supongo que no canonizan todavía por estar vivo, lo cual es un detalle. Tiempo al tiempo.

Sigo explicando en qué consiste dicha ley, que me desvío cantando alabanzas de nuestro Papas pasados y presentes y me lío, ya les dedicaré en otra ocasión un “cariñoso” artículo exclusivamente a ellos.

Estas leyes, documentos y cartas colean desde que existía la “Santa Inquisición” pero eran de uso interno y no se hicieron públicos (y cuando lo hicieron, fue de forma modificada) hasta el año 2010.

Vamos entrando en materia.

  • Se excomulgará (el peor castigo para un fiel) a cualquier católico que, pasado 1 MES, no denuncie los hechos de abusos. Eso sí, pasado ese tiempo deberá callar para siempre y se le quita el derecho a denunciar. Es decir que si un niño es violado por un cura durante 6 meses, se le culpa a él directamente de dicho abuso, por no comunicarlo dentro del primer mes establecido.
  • Dichas denuncias no deben ser realizadas en un organismo público. Sólo la Iglesia tiene potestad para juzgar los crímenes cometidos en su seno. Por lo tanto la acusación deberá realizarse a otro clérigo. ¿Y qué debe hacer dicho clérigo con esa información? Comunicarlo al Vaticano y adivinad…GUARDAR SILENCIO o será inmediatamente expulsado del seno eclesiástico.
  • ¿Qué hace el Vaticano cuando llega a su conocimiento una historia de abusos? La primera medida es, en caso de que el clérigo acumule demasiados delitos sexuales, CAMBIARLO DE PARROQUIA. Para que pueda seguir abusando impunemente de víctimas inocentes.
  • Se han dado casos de curas pederastas trasladados de parroquia hasta en 8 o 10 ocasiones, con más de 600 víctimas a sus flageladas espaldas.
  • Si el párroco sigue en su línea de abusos, se le “obliga” a hacer un tratamiento de 1 a 2 MESES, donde es “curado” de su “enfermedad”, se le da otra parroquia y a seguir violando alegremente.
  • Después se acude a “ayudar” a las víctimas, coaccionándolas y amenazándolas con la excomunión y expulsión de sus parroquias si siguen obcecadas en no guardar silencio. Aunque os parezca increíble, para muchísimas de las víctimas eso supondría la repulsa de todos sus conocidos, que temen el castigo divino por encima de cualquier cosa.
  • Si algún tribunal no eclesiástico pretende juzgar a un miembro de la Iglesia, lo tendrá sumamente difícil, ya que la congregación lo protegerá ferozmente. De hecho muchos curas pederastas, con cientos de víctimas a sus espaldas, han vivido durante años en el Vaticano, sin posibilidad de extraditarlos para ser juzgados fuera de la sede papal.
  • Otro punto interesante y no por ello menos atroz es el que apunta, escudándose en el secreto de confesión, de no poder hacer públicos ni denunciables todos aquellos delitos que se expliquen bajo dicho derecho. Lo que se dice en el confesionario, en el confesionario se queda. Reza 4 padrenuestros y tus pecados serán perdonados.

Como ya he dicho antes, el “Crimen sollicitationis” y su epístola redactada por Benedicto XVI y llamada “De Delictis Gravioribus” son documentos secretos e internos. Por lo que es casi imposible saber su verdadero alcance, personalmente me parecen leyes aberrantes, que nada tienen que ver con la fe y cuyo único propósito es seguir abusando impunemente del poder divino del que creen poseedores.

La reserva de estos delitos a la Congregación no significa que la misma trate a los acusados de cometerlos. Se requiere en cambio que, en caso de una investigación preliminar se muestre que es menos probable que se cometiera el delito, el ordinario (en la Iglesias orientales católicas llamado el jerarca) tiene que consultar a la Congregación sobre la manera en la que su propio tribunal ha de proceder. Además, cualquier apelación al veredicto de este tribunal se hará solamente a la Congregación, en lugar del tribunal de apelaciones de costumbre (tribunal civil).

Un absoluto despropósito cuya única finalidad es, embarrar absolutamente el procedimiento, y que no llegue a juzgarse nunca por un tribunal “humano” si no por uno “divino”.

En el caso de acciones penales ante un tribunal eclesiástico en contra de alguien acusado de delitos reservados a la Congregación para la Doctrina de la Fe, la prescripción normalmente limita a diez años a partir de la fecha de comisión de un delito el momento en el que el juicio puede ser iniciado. Es decir si una víctima tenía 5 años cuando se cometieron los abusos, deberá denunciarlos antes de cumplir los 15. Siendo además excomulgado por “callarse” tanto tiempo. Y teniendo claro que muy pocos niños a esas edades, por no decir ninguno, tiene capacidad para asimilar lo que le ha pasado. No es hasta muchísimos años después, ya siendo adultos, cuando pueden empezar a expresar el horror, de los abusos cometidos sobre sus inocentes cuerpos. Cuerpos, almas y vidas que quedaron marcados de por vida. Por unos criminales que quedarán impunes.

 

Y así…entre Jerarcas y Congregaciones, entre lágrimas y gozos, nadie moverá un dedo por las víctimas, si no es para callarlas. El Vaticano protege ahora y siempre a unos malditos pederastas, violadores y abusadores, que esconden sus crímenes debajo de una sotana.

Para concluir estas líneas, las cuales me ha costado muchísimo redactar y en las que he dejado desgarrados trozos de mi alma. Quiero citar un párrafo de una grandísima canción, de mi adorado grupo Vallecano SKA-P, cuyo título es precisamente el que he elegido para mi artículo “Crimen Sollicitationis”.

 

Miembros de la Curia, párrocos del sufrimiento Crueles violaciones que al final se lleva el viento Babosos violadores, carecéis de sentimientos Los llantos de los niños que el pontífice ha encubierto

vmm7773

vmm7773

Sociedad de suciedades, hervidero de mezquindades. Odiando el fascismo desde 1977.Roja como mi sangre.No me gusta que me etiqueten.Nací libre y así quiero morir
4 Comments
  1. Leonardo

    Exelente explicación, muchas gracias por tomarse el tiempo y por compartirlo

    30 Abril, 2017 at 8:13 am - Reply
  2. Carmen

    Se nota que te has desahogado.

    Nací en familia católica, apostólica y romana (época franquista). Estudié 4 cursos de bachiller interna en colegio de monjas (vivía en pueblo pequeño)…Me casé (último año del dictador por no disgustar a padres, pero al cura no se lo oculté)… Tuve, tengo dos hijos Y LES DEJÉ LIBRES COMO EL VIENTO para que de mayores eligieran su voluntad. Estoy feliz de haberlo decidido, incluso los abuelos tuvieron que aceptarlo. HOY SIGUEN LIBRES y CAPACITADOS para informarse y elegir lo que deseen hacer con sus vidas y sus creencias.

    Su padre, también alumno de colegio de curas.

    Ambos nos hemos dedicado a la EDUCACIÓN PÚBLICA, y nuestros hijos han estudiado SIEMPRE en la PÚBLICA, ambos con muy buena preparación. ES LA HERENCIA QUE LES HEMOS DEJADO: “PREPARACIÓN PARA SOLUCIONARSE LA VIDA HONRADAMENTE Y CON HONESTIDAD”.

    Por cierto, un tío-abuelo mío, tras 12 años en el Seminario, a punto de “cantar misa”, ABANDONÓ y NUNCA MÁS VOLVIÓ A PISAR UNA IGLESIA… Se licenció en Filosofía y Letras, y SACÓ Nº 1 DE OPOSICION A CÁTEDRA DE LITERATURA… Con la guerra civil, FUE EXPULSADO DE SU PUESTO DE TRABAJO… (escribió poesía y narrativa), y curiosamente en el recibidor de su casa “siempre tuvo una imagen grande de JESUCRISTO”… Pero de iglesias y curas nunca quiso saber nada. … Me he preguntado muchas veces, desde que comenzaron a salir a la luz los abusos sexuales, hace ya muchos años, si su renuncia se pudo deber a haberlos sufrido él; pero nunca pude preguntárselo porque ya había fallecido.

    Ahhh, y tengo una nieta con 3 años QUE NO HA SIDO BAUTIZADA… LIBRE PARA QUE ELIJA A SU GUSTO CUANDO ESTÉ PREPARADA Y MADURA PARA HACERLO.

    Gracias y un abrazo de una abuela que quiere seguir LIBRE (dentro de lo que me permitan mientras viva).

    JUSTICIA, LIBERTAD y PAZ!!

    18 Noviembre, 2015 at 12:17 am - Reply
  3. Yan

    “Oremos mis infantes por detras i por delante, todos desnuditos a los ojos del Señor”
    “En el nombre de Dios financiaremos su perdón dándole prioridad a tapar escándalos”
    Grandes Ska-P, y haver si acabamos con eso de una vez.

    11 Noviembre, 2015 at 6:50 pm - Reply
  4. Mª Teresa Calvo

    Me violaron a los 2 años, por orden de mi propia madre, el abuelo y tíos maternos, al borde de la muerte, no se volvió a producir porque mi padre denunció y me enseñó como persona mayor y adulta, todo como un juego como soldado, siendo consciente de mis limitaciones como niña, me aclaró que la culpa no era mía y que tarde o de hora la pagarían. Me enseñó con las mismas armas que esa Institución, pero en lo contrario, en el autoconocimiento y consciencia, en distinguir lo bueno de lo malo, la verdad y la mentira, lo que son fantasías y la realidad fehaciente, etc.. en definitiva la importancia de la vida.
    La Iglesia me apartó de la liturgia con Excomunión, impidiendo mi entrada en los templos, mi padre me enseñó a rezar en cualquier sitio y ocasión, él era creyente y practicante, me educó en los principios del cristianismo. No entre en las Iglesias hasta los 10 años en que me dieron la Comunión, como compensación a la vida que me dieron, sin haberla por supuesto, porque se encargaron de aislarme e incomunicarme, para que me sintiera un bicho raro, apartando a las gentes de mi como si yo apestada y contagiara, con cuentos: La manzana podrida, que era una ceniza que no tenía suerte porque nadie me ha querido, etc. todo para conseguir desestabilización emocional, debido al rechazo social.
    Lo que se llevó a cabo conmigo fue el Negocio de la Iglesia, que es a través del miedo, la amenaza, la duda, la culpa, para incidir en la voluntad, y conseguir SUMISIÓN, con la pretensión de que no pudiera recordar o que no estuviera capacitada para denunciar o incluso llevar una vida normal y ser tomada o por tonta o por loca.
    Se han predispuesto en que me afectaría el recuerdo que ha aparecido hace poco tiempo, siendo que para nada, he comprobado a los demás si, cuando lo cuento, a mi nada, forma parte de mi Historia Personal y sin recordar estaba en mi.
    Las enfermedades Mentales, son términos son acuñados y avalados por la Iglesia, se basan en la Memoria, a través de las emociones, en los sentimientos y son las bases de múltiples patologías, empezando por el psíquicas y derivando a enfermedades orgánicas.
    La Iglesia no tiene perdón de ninguna clase, no son personas sus dirigentes, sino animales inmundos.
    Lo que se hizo con mi padre y conmigo es CULPA DE LA IGLESIA, he pedido que intervenga y que de una manera u otra atenderán, de todas maneras, les he hecho saber que yo no creo en esa Religión.

    9 Noviembre, 2015 at 5:26 pm - Reply

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }