El escuadrón de la muerte

Mariano Rajoy ya ha formado gobierno. Sus ministros y ministras ocupan, de nuevo algunos y otros por primera vez, la gestión de parte de nuestras vidas. Y para esa tarea, no ha podido elegir a los peores.
5893992247_6e0a571932_bDesde el jueves pasado, tenemos conformado el gobierno. A la cabeza del barco que, con el casco agujereado por la mala gestión del gobierno anterior, se sitúa Mariano Rajoy Brey de capitán. 61 años de político nefasto que a juicio de Ciudadanos y del PSOE está más que capacitado para continuar con la masiva destrucción de la sociedad que empezó hace casi cinco años, allá por diciembre de 2011 y al que directa o indirectamente han apoyado para que concluya con su siniestra misión: convertirnos en la mano de obra más barata de Europa, en el país donde lo único que brilla es el sol pero pagando y donde ser un ciudadano normal con la libertad propia de pensar por uno mismo puede a todas luces ser un delito.

El Consejo de Ministros de 2016 está formado por caras nuevas y algunas no tan nuevas. Ahí, a la derecha de dios se sitúa Soraya Sainz de Santamaría, un veneno envasado en bote pequeño porque con solo unas gotitas puede resultar letal. Acumula cargos, puestos y tareas, pero ella está hecha de hormigoncito armado y resiste todos los envites a ritmo de La Gozadera. Cristóbal Montoro que estrena tijeras de podar y tiene intención de romperlas de tanto usarlas. Luis de Guindos, que aunque no milita en el partido, lo lleva en el corazón y procura que su gestión no se separe un ápice de los cánones dictados en Génova. Fátima Báñez no podía quedarse fuera tras cuatro años de ruegos y bendiciones de todas las vírgenes de España, pero de las de procesión no de las otras. Mujer que sin haber dado un golpe en su vida, redactó una reforma laboral propia de dictaduras bananeras y que ahora solo tiene que sentarse en su despacho del ministerio a recoger los frutos de tan magnífico esfuerzo. Su jefe le ha renovado el contrato algo que muchos españoles no pueden decir. Méndez de Vigo, que tiene que terminar de afianzar esa ley de Educación que redactó lo peorcito que se pudo encontrar. Y algún repetidor más que en este caso no tendrán que dar excusas en casa por serlo, como el señor Rafael Catalá que tiene que concluir sus gestiones con los jueces y fiscales y limpiar la mierda del partido o  Isabel García Tejerina que, sin saber si se come los yogures caducados como su mentor, seguirá manteniendo a nuestro sector primario a la cola de Europa no vaya a ser que franceses, holandeses y demás se vayan a mosquear con nuestros agricultores y ganaderos. Y como en los últimos cuatro años se pasará el medio ambiente por los bajos porque si en España se contamina será porque somos más chulos que nadie.

[Tweet theme=”tweet-box-normal-blue”]Mariano Rajoy Brey, 61 años de político nefasto que a juicio de Ciudadanos y del PSOE está más que capacitado[/Tweet]

También, como era de esperar, llegan los nuevos. Con su mochila a estrenar, recién duchaditos para dar buena imagen en el cole, con las ansias propias de los que empiezan algo. Nos encontramos con Dolors Montserrat, que arriba al gobierno con un par de millones de deuda con Hacienda pero que seguro que su compañero de pupitre, Cristobalito, se apañará para que regularice pronto, que no amnistíe que ese verbo no lo sabe conjugar y se acaben las habladurías de los rojos malpensados que no hacen más que meterse con la pobre chica. Álvaro Nadal que dejó a su hermano ser Secretario de Estado de Energía para que cuando terminase la tarea de convertir la factura de la luz en un galimatías que no entiende nadie y que para lo único que sirve es para jodernos el presupuesto a los afortunados que podemos pagarla, llega para restregarle que aun siendo gemelos, él se lleva la cartera ministerial porque mola más.

maria_dolores_de_cospedal_2015c_croppedPero quizá la persona que más radiante se encuentra en estos días, con su carterita al hombro, es, como no, Mariloli Cospedal. La vimos en el debate de investidura, sentadita al lado de Rafa Hernando, insultando a Pablo Iglesias cuando les afeó sus verdades a la cara. Ella, que esperando el momento de su merecidísimo puesto, se había arreglado el pelo y todo, me la imagino yo llorando en casa de emoción sabiéndose Ministra de Defensa. Todos esos militares, llenos de medallas, de estrellas y de uniforme, con lo excitantes que son los uniformes, pendientes de ella gritando a la vez, Viva España y Viva el Rey (lo del orden y la ley si queréis lo ponéis vosotros, que a mí el vomitó ya no me permite seguir). Mariloli va a rodearse de la flor y nata de las sardinas en lata. Generales de museo de cera, que se son muy españoles y mucho españoles, capaces de sacar los tanques a recorrer las Ramblas si los catalanes se les desmandan o de celebrar fiestas para conmemorar golpes de estado. Coroneles y capitanes que disfrazan la realidad castrense de modernidad aunque en los cuarteles se siga viviendo como en los mejores años del franquismo. Ella que es mucho de secretitos, de hablar al oído, orgasmea como una loca solo de pensar en todo eso que se oculta bien guardado entre los muros del ejército. Nunca pensó llegar a ser tan feliz. Rodeada de franquistas de tomo y lomo que adornan sus despachos con fotografías del guapísimo monarca vestido de gala. Ella, una mujer, va a estar en su salsa.

¿Recortará el presupuesto del ministerio más opaco de todos como hizo durante su gestión al frente del gobierno de Castilla la Mancha? ¿Les quitará los privilegios inmerecidos que disfrutan los altos cargos del ejército, menguando sus dineros en un millón diario como hizo con los castellanos manchegos? ¿Saldrá en defensa de las mujeres a las que sus superiores maltratan y vejan como si fueran de su propiedad o las abandonará como hizo con los dependientes? Solo ella nos podría responder a esas preguntar, aunque lo haría en diferido y claro, las respuestas en diferido no llegan a producirse nunca como nunca se aclaró si Bárcenas estaba en el partido, cobraba de él o simplemente era un señor que pasaba por allí y le metieron en un despacho y le dijeron: hala majete, llévanos las cuentas, quédate lo que quieras pero eso sí, que aquí el dinero entre como si no hubiera un mañana.

Mariloli se sentirá una privilegiada recorriendo los campamentos y cuarteles, viajando a las zonas de guerra donde España tiene a sus soldados en misiones de paz y firmará con rúbrica los contratos de venta de armas con Arabia Saudí para que sigan aniquilando al pueblo yemení. Si se mueren con las bombas, que se escondan mejor. Lo importante es que a nosotros nos entre el dinero y si es posible que las empresas de su antecesor, Pedro Morenés, no pierdan un euro no vaya a ser que luego tengan problemas económicos. Que de algo tiene que servir que el ministerio pase de mano en mano, pero se quede en la misma casa.

Y todo esto, gracias a nuestros queridos amigos socialistas. Imagino que cuando alguno de los nuevos o viejos ministros, tenga, por la razón que sea, reunirse con algún cargo psoeísta, le pasará la mano por la espalda mientras con una sonrisa inocente en su rostro, le espetará: gracias por tamaño patriotismo. Nosotros no lo habríamos hecho mejor. Sois peores que nosotros y ya es decir.

belentejuelas

Me gusta ser diferente. Feminista, atea, de izquierdas. Baloncesto. Autora de "El Espejo"
0 Comment

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }