Liberales y gamusinos

Lo que cuentan los historiadores, desde luego gente con muchos más conocimientos que yo, es que el pensamiento liberal nació en el siglo XVII, y que se considera como su principal padre (madre no tienen) al británico John Locke.JohnLocke

La wikipedia nos dice que el liberalismo se fundamenta en:

  1. Los seres humanos son racionales y poseen derechos individuales inviolables, entre ellos, el derecho a configurar la propia vida en la esfera privada con plena libertad, y los derechos a la propiedad y la felicidad.
  2. El gobierno y, por tanto, la autoridad política deben resultar del consentimiento de las personas libres y regular la vida pública sin interferir en la esfera privada de los ciudadanos.
  3. El Estado de Derecho (rule of law) obliga a gobernantes y gobernados a respetar las reglas, impidiendo el ejercicio arbitrario del poder.

Y que aboga principalmente por:

  • El desarrollo de los derechos individuales y, a partir de éstos, el progreso de la sociedad.
  • El establecimiento de un Estado de derecho, donde todas las personas sean iguales ante la ley(igualdad formal), sin privilegios ni distinciones, en acatamiento de un mismo marco mínimo de leyes que resguarden las libertades y el bienestar de las personas.

Hasta aquí todo bien, parece sencillo y práctico, como una reedición del renacimiento y el humanismo, poner al hombre (siempre al hombre, lo de la mujer, ya…. tal) en el centro de todo y darle libertad.

Mi opinión es que ya nació sesgado y torcido esto del liberalismo, porque el mismo Locke propugnaba la libertad religiosa, salvo para el catolicismo y el ateísmo. Como buen inglés aborrecía todo lo católico, está claro, pero además la libertad religiosa es para ser religioso, nunca para no serlo. En fin, quizá sea este nacimiento poco coherente el que ha lastrado el liberalismo desde el principio.

En más de tres siglos de historia, podremos encontrar diferentes corrientes de este pensamiento, evoluciones, etc., pero dejaré eso a la curiosidad personal y adelantaré hasta los siglos XX y XXI.

Una vez en el s. XX, parece que Milton Friedman y Margaret Thatcher destacan en el corazón de los liberales, en los campos de la economía y la política. De hecho, el golpe de estado de Pinochet en Chile fue apoyado por la CIA porque querían probar las teorías de la Escuela de Chicago en este país. Y las probaron tan bien que a día de hoy Chile sigue siendo un país esencialmente liberal, con un estado del bienestar mínimo o directamente inexistente. Y Reino Unido sigue arrastrando las consecuencias de los años del Thatcherismo, retomado con aires modernos por Cameron.

¿Y qué es ser un liberal en España en el s. XXI? Según ellos, alguien hecho a sí mismo, que se molesta en darse la mejor educación, que trabaja 30 horas al día para ir ascendiendo con su propio esfuerzo, que alcanza un inevitable éxito profesional y financiero, y todo esto sin subvenciones ni mamandurrias, sólo con su sacrificio personal, no como todos esos rojos que sólo quieren chupar de la teta del estado sin dar un palo al agua. Además, deberían abogar por la libertad personal, de forma que jamás lo público entre en la vida privada de los ciudadanos.

Tengo que confesar que aplico estos parámetros y no encuentro ni un solo liberal. Ni uno. Para empezar por el final, porque en este país tienden a ser ultra católicos. Desde luego, si Locke levantara la cabeza se daría con la napia en la tapa del susto. Por supuesto, la inmensa mayoría son ultra católicos para los demás, para ellos mismos no. Son libres, se acuestan con quien les da la gana, se divorcian y casan cuantas veces desean y abortan aquí o en Londres con la misma facilidad. Pero se empeñan, de una forma ciertamente muy poco liberal, en legislar sobre la vida y la cama de los demás: se opusieron al divorcio, al matrimonio gay hasta antes de ayer, al aborto hasta vete a saber cuándo… Se ponen el simbolito de los cristianos perseguidos en Irak en las redes sociales y, a la que te descuidas, te llaman guarra, muy cristianamente, eso sí.

Pero igual estoy siendo muy injusta, al fin y al cabo aquí la Iglesia Católica ha tenido “ordeno y mando” desde hace siglos y es muy difícil desprenderse de ciertos tics, pobrecillos, vamos a dejar los temas de conciencia religiosa y abordemos el santo grial de los liberales, el libre mercado, la economía sin intervencionismo del estado.

Estoy desconcertada. Sigo sin encontrar liberales. Los que se dicen máximos exponentes políticos de esta corriente de pensamiento son personas que llevan más de 30 años viviendo de la política, es decir, de lo público, y que en la mayoría de casos no han pisado una empresa privada ni en sueños. Y que, a tenor de las últimas investigaciones judiciales, tenían un doble sueldo público: además del legal aprovechaban sus cargos para cobrar dinero negro que acababa siempre repercutiendo en el coste de lo público.

Así que habrá que dejar a los políticos y dirigir la mirada a los héroes del liberalismo, los empresarios, esos que ahora hasta el rey, tan liberal él en su concepto de vida, llama emprendedores. Como Botín, nieto e hijo de banquero, es evidente que empezó desde abajo (desde el salón de baile de la planta baja del palacio, quiero decir). O Florentino, Villar Mir y demás constructores, cuyo principal negocio es la obra pública, pagada con dinero público en negocios blindados con políticos a los que supuestamente hacen generosas donaciones. O empresas como Iberdrola, que consiguen que todos los gobiernos legislen a su favor de forma que siempre ganen, pase lo que pase. Sea usted emprendedor, siga los consejos de estos gurúes y monte un negocio propio. No le ayudará nadie, pero le dirán que si fracasa es su culpa, que todos están en las mismas condiciones.

Esos grandes empresarios tan admirados que trasladan una y otra vez la producción a países donde las condiciones de trabajo son cada vez más miserables, para ganar más dinero sobre los billones ya ganados. Esos mismos que exigen y reciben subvenciones y exenciones de impuestos por abrir una fábrica en un lugar, y al poco tiempo la trasladan a otro país sin haber devuelto ni un euro a la comunidad. Esos emprendedores, como los familiares de muchos políticos de este país, que están en empresas de sanidad privada, educación privada, banca, esperando a que sus parientes les construyan con dinero público hospitales y colegios que ellos gestionarán con un contrato de blindaje frente a pérdidas, o a que se destruyan las pensiones públicas y tengamos que llevar todos nuestros míseros sueldos a los planes privados.

Pero mientras niñas y niños de papá estudian en colegios privados y segregados con dinero público, se operan en hospitales privados construidos con dinero público y se gastan la fortuna que sus padres han amasado con dinero público, te cuentan que tú, hijo de currante de barrio normal, tienes las mismas oportunidades que ellos de triunfar. Y que además tienes que avergonzarte de estar viviendo de la sanidad pública y de estudiar en la educación pública, porque eso no es nada liberal, sino poco menos que comunista. Y cuando te despidan de tu liberal empresa con dos duros, tendrás que avergonzarte de estar cobrando el paro, refugio de vagos y maleantes. Y cuando te vuelvan a contratar por la mitad de sueldo, te dirán que así es el libre mercado y la ley de la oferta y la demanda, y que bastante tienes con dar gracias por tener un empleo, ya que al parecer no tienes las narices de ser un emprendedor como ellos.

Esta semana ha saltado la noticia de que Rajoy tiene a su anciano padre viviendo en Moncloa atendido por varios profesionales que se pagan con dinero público. Le honra como hijo, y le aplaudo. Pero es el mismo presidente que ha recortado hasta el límite el presupuesto de dependencia, dejando morir a más de 100.000 dependientes sin ayuda desde que está en el gobierno. Traduzco: tenemos que pagar con nuestro dinero los cuidados al padre de un millonario mientras vemos cómo los nuestros se mueren, literalmente, de hambre y de asco.

Desengañaos. Los liberales no existen. En lo social sí lo son, aunque sólo para ellos, no para los demás. Y en lo económico al revés, sólo son liberales para los demás. Ellos siempre merecen todas las subvenciones, porque no son perroflautas como nosotros, lo hacen por el bien común. Liberales en las ganancias y socialistas en las pérdidas. Los gamusinos del pensamiento moderno.

Zurine3

Feminista, roja y contestona. Una más en la Asociación Feminista Gafas Moradas @afgafasmoradas Sororidad, mesedez
6 Comments
  1. admin
    admin

    pasanlucar:
    Paso por alto si sentó las
    bases del Liberalismo Locke,
    Adam Smith o Gillermo Tell.
    Si nos situamos en el
    contexto histórico, esta
    corriente política, filosófica
    o económica nos hizo
    avanzar como sociedad.
    Cada pensador ha aportado
    a la humanidad algo. Puede
    que la visión de Marx a
    mucho nos guste más pero,
    al menos yo creo que todos
    aportaron algo.
    Ahora llegamos al S.XX y sí,
    se nos aparecen los gurús
    de la Escuela de Chicago y
    otros magufos, con un Nóbel
    bajo el brazo llevando sus
    teorías Macroeconómicas a
    diferentes países. A todos
    con la misma receta: dieta
    blanda baja en calorías
    tengas sobrepeso o estés
    esquelético. Quitando la
    soberanía y dejando
    gobiernos títeres que harán
    lo que el FMI diga, al
    servicio de multinacionales,
    entre otras cosas.
    No es problema ya del
    liberalismo. En el 29 se
    suicidaban los ricos en una
    crisis donde lo pasó mal
    todo el mundo: ricos y
    pobres. Ahora estamos ante
    una fórmula vil y más cruel:
    Capitalismo Subvencionado
    donde el que más tiene
    “pone el dinero” y recoge los
    beneficios y en caso de
    pérdidas éstas se socializan
    ¿QUÉ CLASE DE
    CAPITALISMO ES ESTE?!
    Sí, me gusta el post. Puedo
    no estar deacuerdo en
    matices pero me gusta que
    se digan las cosas desde las
    entrañas y tal como son.
    Felicidades y un Saludo.

    2 noviembre, 2015 at 9:59 pm - Reply
  2. admin
    admin

    Ricardo:
    De acuerdo con la mayor parte del artículo en cuanto hay pocos liberales. Pero es que por ejemplo el PP no es un partido liberal, aunque en su día absorbio los liberales, estos eran y son 4 gatos.
    De todos modos el liberalismo no esta tampoco reñido con el estado del bienestar, ambos conceptos pueden ser compatibles si buscamos el equilibrio.
    En cambio, locontrario del liberalismo es la corrupción del poder, que no aplica la ley, por igual, crea leyes que favorecen a unos pocos, reglas que favorecen s otros pocos, etc…
    Por tanto, el artículo como critica esta bien, pero, critica a ciertos grupos de no ser liberales, sin tener en cuenta que toda estos a los que se critican no son liberales ni se han declarado serlos.
    Por tanto, me queda la siguiente duda, es un artículo a favor o en contra del liberalismo?, no lo se.
    En mi opinion este artículo lo suscribiría palabra por palabra un tal declarado liberal como Federico Jiménez Lo Santos, o hasta Esperanza Aguirre,…

    2 noviembre, 2015 at 9:59 pm - Reply
  3. admin
    admin

    Jorge:
    Y hasta puede ser verdad

    2 noviembre, 2015 at 9:58 pm - Reply
  4. admin
    admin

    Luis:ç
    Pues siento disentir en que no hay liberales, yo lo soy, y no como los que describe, que coincido en que no tienen nada de liberales; hijo de inmigrantes en Alemania, retornados por la ley de la morriña y los valores del “abuelo”, metidos a porqueros y agricultores, yo me eduqué en colegio privado (pagado con su esfuerzo) el cual devolví, y ahora tengo, después de concursar en dos procesos selectivos (2 entre 2400 candidatos) y de los 150 mejores de 8000, un sueldo muy decente por el que se me confisca el 36% de su totalidad, entre otros fines para pagar el mayor timo piramidal constituido en las últimas centurias, la seguridad social. No creo en los que chupan de lo público, ni ricos ni pobres, y creo en el esfuerzo y la dedicación como motor del progreso humano, juego limpio sin más, competencia sana y disfrute del trabajo, como fuente de realización, deseos acorde a tu esfuerzo, o un poco más jacobinos, y listo.
    Si hay liberales, lo que no son los que se autoproclaman como tales, y si hay parásitos sociales, por supuesto.
    Un saludo

    2 noviembre, 2015 at 9:58 pm - Reply
  5. admin
    admin

    Amor:
    Lo cierto es que no hay nada como tener los ojos abiertos. Gracias por tus observaciones.

    2 noviembre, 2015 at 9:58 pm - Reply
  6. admin
    admin

    Julio Eugenio:
    Posiblemente los historiadores tendrán más conocimientos del liberalismo que tu -o no-, pero el desarrollo y exposición que has hecho en este post sobre el tema es impecable e irrefutable. Gracias.

    2 noviembre, 2015 at 9:57 pm - Reply

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }