Más de cien motivos

Como Sabina, yo también tengo más de cien motivos, muchos más, miles diría yo para saber a quién no voy a votar en las próximas elecciones.

Son muchos los años vividos para que ahora, a estas alturas de la vida tenga alguna duda sobre algo que es tan importante; el depositar el voto en la urna, el voto correcto, el voto de la esperanza de que de una vez por todas tengamos unos representantes que no nos mientan y que no hagan política contraria a los intereses de los trabajadores.010f9540-a862-4518-a7d1-849b89e823a2

Lograron engañarnos desde el principio, salíamos de un régimen fascista de más de cuarenta años de dictadura y fuimos cómplices, así hay que decirlo, de una Constitución que no suponía una fractura con lo anterior sino una transición pacífica, al parecer había que mantener tranquilos a las ratas del régimen.

De esa forma vendimos por unas libertades, que nos correspondían por derecho, y por una paz, que más de paz era una amenaza que olía a pólvora; el derecho a ser los amos de nuestro destino para ponerlo en manos de unos políticos que inmediatamente se vendieron a las órdenes y mandatos de los poderosos. Mantuvimos intactos todos los poderes fácticos de un Estado heredado del fascismo, el poder judicial, la policía, el ejército y como no, la monarquía.

Lograron venderle al pueblo recién despertado de una pesadilla de años de opresión, sufrimiento, persecuciones y terror; una falsa democracia descafeinada y controlada por esos mismos poderes heredados del franquismo. Todo ello bendecido, consagrado y bien publicitado por el resto de países de nuestro entorno que no se cansaban de lanzar a los cuatro vientos loores del ejemplo de transición pacífica que se había producido en España.

Y así fuimos capaces de ir sobreviviendo día a día, año tras año, gobierno tras gobierno; manejados como títeres sin cabeza por los hilos de los poderosos y de los que se rendían a sus designios, traicionando al pueblo sin que su conciencia les planteara la más mínima duda de que lo que estaban haciendo era lo correcto.

Hemos sido testigos ciegos y mudos durante todos estos años del desmantelamiento de la industria en España en pos de las exigencias de los grandes grupos de presión económica internacional. Hemos participado en guerras en países extranjeros siguiendo los intereses del capitalismo internacional. Nos han robado en nuestras narices aquellos a los que habíamos confiado nuestro voto y nuestras vidas. Han acabado con el estado del bienestar hasta empobrecer a la clase trabajadora. Nos han desmotivado desactivando nuestra conciencia de clase. Hemos sido en sus manos juguetes dentro de un escenario macabro de pobreza y exclusión social.

Y han tenido a su lado a la peor escoria ayudándole, a los grandes traidores de la clase trabajadora, al Partido Socialista Obrero Español, acomodados en una eterna partida de pingpong, repartiéndose el poder en cada convocatoria electoral, repartiendo entre el pueblo las migajas que se caían de la mesa del banquete.

Han conseguido convertir algo tan importante como el voto en un cheque en blanco firmado por cada español, para que le sirviera al depositario como justificación legal de que las medidas que tomara durante su periodo de gobierno eran legítimas, costara lo que costase, no importándoles lo que se dejara en la cuneta.

Cien motivos no, mil motivos tengo para no votar a los partidos que durante cuarenta años nos han engañado, y nos han vendido al peor de los enemigos.

Un motivo por cada ley aprobada en contra de nuestros intereses, por cada banco rescatado, por cada político corrupto, por cada reforma laboral, por cada ley de educación, por cada mujer asesinada, por cada niño sin recursos, por cada emigrante muerto intentando entrar en nuestra tierra, por cada familia echada a la calle de su casa, por cada jubilado engañado, por cada parado sin prestación, por cada inocente muerto en sus guerras sin sentido, por cada español que tiene que abandonar su tierra para ganarse la vida en otros países, por cada español que además de estar fuera de su casa le quitan el derecho a votar.

Creo que son motivos más que suficientes para que el voto que deposite esta vez en la urna no sea un cheque en blanco, quiero que sea un voto militante, un voto que me dé derecho a ser consultado y a ser copartícipe del destino de mi vida, de mi futuro y de mi país. Un voto valiente y sin miedo, porque lo que realmente nos tiene que dar miedo es que los ladrones vuelvan a ser los depositarios de nuestra confianza.

Por eso el domingo 20 de diciembre tenemos que ser una marea que limpie nuestro país de vividores, mamandurrias, aprovechados, ladrones, traidores y vendidos.

Más de cien motivos para no votar al Partido Popular, el fascismo rancio.

Más de cien motivos para no votar al PSOE, los traidores y cómplices.

Más de cien motivos para no votar a Ciudadanos, la nueva oligarquía disfrazada de democracia.

Más de mil motivos para votar Podemos, la esperanza de un futuro limpio y el cambio.

arjonairiz

Insolentemente rojo y peleón. Odio la hipocresía y me gustan las motos.
0 Comment

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }