Nos están engañando

Nos están engañando. Aunque llevan mucho tiempo haciéndolo. Algunos os habréis dado cuenta ya. Otros se darán cuenta más tarde. Y otros, jamás.

Nos están engañando desde el momento en que se habla de un Estado Islámico, que no es otra cosa que un conglomerado de bandas criminales  repletas de psicópatas asesinos que usan como pretexto la religión para asesinar en nombre de Dios, y para hacerlos visibles les llamamos estado (ya tenemos definido al enemigo). Nos están engañando al no contarnos que estos terroristas son financiados por gobiernos “amigos”, equipándolos con las mismas armas que luego usan para asesinarnos. Que su principal acreedor es Arabia Saudí, una dictadura despreciable muy amiga de EEUU, de todos los países de la UE, y de nuestra querida familia real española. ¿Qué por qué no se le incluye en el llamado eje del mal? Queridos míos, aquí todo se trata de billetes, muchos billetes. Y petróleo, mucho petróleo.13XqWb3v

Nos están engañando los que, en su momento, no nos dijeron que fueron los propios EEUU quienes crearon Al-qaeda. Esa organización terrorista que acabó con la vida de miles de personas en el atentado a las Torres Gemelas. Para luego, tener que escuchar con toda la poca vergüenza del mundo, a la Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, reconocer que fueron financiados y armados por ellos mismos. Nos engañan al no contarnos por qué nunca vimos el avión estrellado en el Pentágono. Por qué hubo avisos ese 11 septiembre a personas importantes para que no fueran a trabajar a las Torres. Por qué tras el impacto de los dos aviones se produjeron explosiones en las plantas inferiores de ambos edificios instantes antes del derrumbe. O por qué los periodistas que han investigado más allá de la versión oficial del 11S han muerto en extrañas y violentas circunstancias. Ahí lo dejo, saquen sus conclusiones.

Nos engañaron para tener un pretexto por el que invadir uno de los países (casualmente) con una de las mayores reservas de petróleo del mundo, Irak. Donde no había armas de destrucción masiva, ni había intención alguna de llevar la democracia, ni de procurar un mejor futuro a la población civil. El único interés real era acceder al control de los pozos de petróleo. Y para ello, inventaron una guerra. Una guerra repugnante por la que (aunque sirva de poco) los principales implicados han pedido perdón, excepto el más miserable de todos, el señor Jose María Aznar (como era de esperar).

Nos están engañando cuando pretenden hacernos creer que les importa lo que les pase al pueblo de Siria. Interesaba desestabilizar la zona, porque tiene petróleo, y gas natural, y ocupa una posición geoestratégica perfecta. No les importan lo más mínimo los refugiados que han cruzado hacia Europa dejándose las vidas en el camino. No les importan, pero sí les interesan. Ya lo creo que les interesan, por ejemplo para propagar la idea de que entre ellos hay terroristas infiltrados, como han insinuado el popular Javier Maroto o el Arzobispo Cañizares (grandes ejemplos de xenófobos españoles).

El miedo es control, es poder, porque les legitima. Nuestros gobernantes, respaldados por sus amos, los grandes bancos y corporaciones, lo saben bien. Y sus perros, los medios de manipulación masiva, les hacen el trabajo sucio. El miedo tras un atentado terrorista les da vía libre para recortarnos nuestras libertades y derechos, y nosotros cedemos, vaya si cedemos. Horas y horas de televisión, radio, artículos de prensa esparciendo el germen del odio y del miedo. Entramos en una espiral de la que prácticamente es imposible salir, y si lo haces te llaman loca (o amiga de los terroristas, ya puestos). Al final, consiguen que la mayor parte de la población vea necesario defenderse, a costa de las muertes de inocentes que hagan falta. O ellos, o nosotros.

Nos están engañando cuando no nos cuentan que desde el reciente atentado en París, los principales fabricantes de armas del mundo están que lo petan en las bolsas, con unas ganancias estimadas en más de 13.000 millones (y subiendo). Nos engañan cuando no nos cuentan que Francia es uno de los países más endeudados de la UE, con un 97,7% del PIB de deuda pública, y con un déficit del 3% que les iba a ser imposible cumplir, y que usando como pretexto esta guerra va a aumentar el gasto militar hasta niveles insospechados. Y por supuesto, la Troika les perdonará. Porque otra cosa no, pero a la Troika que los griegos estén pasando penurias siendo gobernados por un gobierno que va en contra de los intereses del capital, se la trae al pairo. Pero que Francia no tenga para pagarse sus juguetitos militares y bombardear Siria, sean cuales sean las consecuencias (muertes civiles), eso sí que no. Pobres, perdonémosle su deuda.

¿Y aquí en España? Aquí de repente se nos ha olvidado toda la parafernalia montada con el tema independentista de Cataluña (que daba mucho juego para no hablar de recortes, corrupción y miserias) y ahora nos debatimos entre si apoyamos o no el Pacto Antiyihadista. No os sorprenderá, sospecho, que los principales partidos políticos PP y PSOE, y su muleta ultrafashion forjada por el IBEX35, Ciudadanos, apoyen dicho pacto. Es más, acusan a todo el que no esté de acuerdo con él de estar a favor de los terroristas. Ni más ni menos (ya conocéis el nivel de los políticos de este país, deplorable). Resulta que quieren vendernos un pacto por el que tenemos que aceptar que se recorten nuestras libertades, camuflándolo con el eufemismo aumento de la seguridad. Un pacto por el que tenemos que aceptar que como parte de la alianza de la OTAN apoyamos el derecho de Francia a defenderse, colocándonos sobre nuestras cabezas la responsabilidad de las muertes inocentes que esto provoque y sus posibles consecuencias. Y ya puestos, aceptamos con ello que sigamos haciendo negocios armamentísticos, que nos viene muy bien a la economía del país (y a la del ministro de defensa Morenés).

Me vais a perdonar la ordinariez, pero… ¡y una mierda! Conmigo no contéis, no en mi nombre, bajo ningún concepto. Porque los pro-pacto antiyihadista me podrán acusar de ser antipatriota por ir en contra de la venganza militar, pero jamás, repito, jamás me pondrán acusar de apoyar bombardeos en Siria que provoquen las muertes de familias inocentes. Mis manos no las van a manchar de sangre. Y luego, estos mismos vienen dando lecciones de moral. ¿Moralidad, decís? No voy a apoyar el asesinato de personas inocentes como represalias por un ataque terrorista. Sobre vuestra conciencia caerá, no sobre la mía.

Nos están mintiendo, nos están engañando. Porque esto no es más que un ciclo. Un ciclo que se repite una y otra vez, y los que pagamos somos siempre los mismos. Pensadlo:

  • Mienten con fines económicos.
  • Invaden y arrasan países.
  • Financian y arman a terroristas.
  • Se producen atentados.
  • Y vuelta a empezar.

Llegará el día en que aceptemos que hemos sido manipulados a su antojo, que nos han lavado el cerebro de tal forma que la inmensa mayoría de las personas apenas tiene ya capacidad para cuestionarse lo que realmente está ocurriendo. Llegará el día en que nos avergüence habernos dejado engañar, nos repugne no habernos dado cuenta antes que nuestros propios gobiernos nos han utilizado para llevar a cabo sus planes. Ese día llegará. Y nos llevaremos las manos a la cabeza con una rabia infinita por lo que han hecho con nosotros, y lo que es más triste aún, lo que han hecho por DINERO.

 

10 Comments
  1. Oye dónde está Podemos en este artículo, se ta olvidao no? Ah no que ellos son los buenos, aunque se les olvide decir lo de los 6millones de euros de financiación ilegal chavista. Jajajaja luego los manipuladores son los mass media, esto es un “cuatro gatos” media y también manipula. Anda a fer l’ma.

    5 abril, 2016 at 10:28 pm - Reply
  2. Sinelo

    Palabra por palabra lo suscribo. Me duele profundamente que tantos millones de personas no sean capaces de ver lo que pasa y de reaccionar como una piña

    27 marzo, 2016 at 10:52 am - Reply
  3. Cayetana Galbete

    Todo lo q se dice en el articulo es sabido, pero esta muy bien contado y siempre es conveniente volverlo a recordar. Una y otra vez, a ver si se expande el cobocimiento dl asunto

    23 marzo, 2016 at 9:26 am - Reply
  4. Andrés Hernández

    Es como en The Matrix: cuando uno se desconecta el tubo en la nuca por donde nos comen el coco, ya no hay manera de que nos engañen con una realidad mediática inventada. Lamentablemente, una gran parte de la gente no se quiere desconectar.

    26 noviembre, 2015 at 7:54 am - Reply
  5. nacho

    Totalmente de acuerdo con lo escrito. Solo unos apuntes…

    – Hay mucha gente que ya sabe que lo que se está diciendo por la tele es la mayor parte mentira, cada vez más. No es tan fácil engañar a pesar de tener todos los medios a favor de la causa.
    – Cuidado con pasarse, hay gente que parece que unos tíos vengan a tirotear a mujeres, niños y todo lo que caiga está justificado, que nos lo merecemos, y ni mucho menos es así.

    Ya se verá como se va solucionando el asunto, porque ha entrado Rusia y eso no lo esperaban, la gente no sabe que no deja de ser una III guerra mundial de los de siempre pero en terceros países, así los involucrados no se manchan. Eso sí, siempre hay daños colaterales, que dirán ellos.

    25 noviembre, 2015 at 3:31 pm - Reply
  6. Rafa P.V.

    Desde que a un grupo terrorista se auto-denomina “Estado Islámico” ya hay mala leche. Y ya ni te cuento cuando los medios le hacen el juego para criminalizar el Islam, al musulmán, al árabe. Un medio ético y digno usaría lo mínimo posible el nombre de “EStado Islámico”, usaría más el nombre por comandos/grupos terroristas, sea DAESH, ISIS, Al Musra,… que los define más “individualmente” y sin englobar religiones y sociedades que NO tienen nada que ver con el terror, el crimen y la tiranía.
    Van a por todo este mundo, tanto por lo material como lo intelectual, como si no tuviera derecho ni cabida en este mundo quien no tenga una mentalidad capitalisla-neoliberal, tanto para ponerse a las órdenes de ellos, como tanto para ponerse a servirles y lamerles de paso los zapatos.
    En definitiva: ASCO.
    Solución: Cuanto más formada y culta sea la población, menos la podrán manipular; precisamente por eso nos quieren incultos, sin recursos y oprimidos. Así de claro.

    21 noviembre, 2015 at 8:51 pm - Reply
  7. Manuel Figueroa

    Un excelente resumen sobre lo que muchos sabemos y poc@s nos atrevemos a señalar. Felicidades, eres muy valiente

    21 noviembre, 2015 at 3:39 pm - Reply
  8. alz

    Hace muchos años además, desde la creación del club Bildelberg, los Amos del mundo (Daniel Estulin) tienen un plan y no van a renunciar a su tren de vida por muchos muertos que dejen e las vías.
    Buen artículo! Discrepo en algún detalle, pero si, estoy deacuerdo contigo.
    Pensé que nos había tocado vivir una buena época, después de tanta avaricia y codicia en el pasado, pero me da que es lo mismo sólo ahora lo hacen en la sombra y no a la cara.

    21 noviembre, 2015 at 2:20 pm - Reply
  9. Mario Perez

    Pues llevas mucha razón, por desgracia el poder es así y lo pagan los más debiles siempre.

    20 noviembre, 2015 at 9:15 pm - Reply
  10. María José

    Comparto tu artículo totalmente, pero que difícil es informar a los que ya no quieren saber nada y se tragan la información oficial, tachándonos de paranoicos.
    Sigue informando a pesar de todo y opinando al respecto.

    20 noviembre, 2015 at 6:55 pm - Reply

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }