¿Qué se celebra?

Dentro de dos días vamos a escuchar eso de “hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer”, que queda muy políticamente correcto, muy progresista y muy demócrata.

Pero ¿me puede explicar alguien qué se celebra? ¿Se celebra que las mujeres continúan percibiendo  salarios inferiores que los hombres, aunque desarrollen las mismas funciones y tengan iguales capacidades? ¿Se celebra que las mujeres no pueden quedarse embarazadas por miedo a perder el trabajo? ¿Se celebra que la mayoría de las mujeres tiene menos posibilidad de acceso al trabajo que los hombres? ¿Se celebra que no se actúe contundentemente contra el maltrato y la violencia machista? ¿Qué se celebra?

Partiendo de la base, al humilde juicio del que escribe, de que “los días de…” no son más que un lavado de conciencia de los gobiernos, o de los gobernantes, o de ambos. Un escaparate para hacerse una foto, para soltarse un discurso, y después olvidarse hasta el siguiente “día de…”. Ya que existen, diré que el día 8 de marzo no es un día de celebración de nada, al menos por ahora. Es un día de reivindicación de todo: derecho al trabajo igualitario, a la maternidad, a la protección frente a la intolerancia y la brutalidad machista, al aborto, a la distribución de tareas, a la conciliación de la vida familiar y laboral, al respeto.

No necesitamos un día 8 de marzo que celebre nada. Necesitamos  que las leyes se cumplan. Necesitamos que un juez, que incurra en una negligencia que provoque la agresión, o la muerte de una mujer sea sancionado, del mismo modo que lo es un ingeniero al que se le cae un puente, un arquitecto al que se le derrumba un edificio, o un médico al que se le muere un paciente, por falta de celo profesional.

Y tampoco necesitamos mujeres que para obtener éxito profesional se comporten como hombres. No necesitamos imitadoras de hombres. Necesitamos mujeres que se comporten como ellas sólo saben hacerlo. Mujeres que cambien esta mentalidad absurda de un mundo machista y patriarcal. A la igualdad se llega por la empatía y la tolerancia. Esa es una labor de todos los días.

Igual que no necesitamos un día contra el cáncer. Necesitamos que se apoye la investigación, que se la dote de recursos, y no que se recorten, como se está haciendo. Con las fotos no se avanza en la lucha contra el cáncer. Con las fotos no se avanza en la igualdad entre hombres y mujeres. Con las fotos no se hace nada, sino intentar manipular a la gente.

El día 8 no deben parar las mujeres. Debemos parar todos. Las mujeres son parte de nosotros, son parte vital en nuestra sociedad.

LAS MUJERES SOMOS TODOS.

Escritor. Dos novelas publicadas. Finalista Premio José Saramago de Narrativa

Sobre vichamsan 50 Artículos
Escritor. Dos novelas publicadas. Finalista Premio José Saramago de Narrativa

2 Comentarios

Deja un comentario