De vuelta a Los Santos Inocentes

En occidente, por lo general, tendemos a pensar que a lo largo de la historia del capitalismo hemos tenido un crecimiento continuado en el tiempo hasta nuestros días, y que por lo tanto, exceptuando periodos de guerra, el nivel de vida de la población ha mejorado hasta nuestra fecha de forma ininterrumpida. Sobre todo si tenemos en cuenta los grandes avances tecnológicos, además de un nivel de cualificación de la población inmensamente mayor que el de las generaciones precedentes.

En el caso de España, ¿podríamos decir que el nivel de vida de la población ha mejorado progresivamente durante las últimas cuatro décadas, y por tanto, las generaciones más jóvenes de nuestro país tienen un nivel y expectativas de vida mucho mejores que las generaciones precedentes? En un principio parecería una locura no responder afirmativamente a esta pregunta, pero en este artículo voy a intentar exponer una idea con la que pretendo al menos generar ciertas dudas en el lector.

Lo cierto es que la pregunta anterior está formulada de forma intencionadamente errónea, pues ignora algo muy importante, y es que debemos aclarar que la sociedad capitalista es una sociedad de carácter clasista, que viene a estar compuesta por trabajadores y capitalistas (empresarios), los cuales, tienen intereses contrapuestos. Por lo que debemos analizar la evolución del PIB diferenciando estas dos clases sociales, ya sea rentas de salario y rentas del capital, teniendo en cuenta sus pesos sobre el Producto Interior Bruto (PIB). Es decir, desglosarlo en dos partes y observar cuanto corresponde a trabajadores y cuanto a capitalistas, además de su evolución a lo largo de un determinado período de tiempo.

Con ello podremos empezar a discernir cuales son los problemas reales de nuestra economía, al menos para una buena parte de la población. Ello nos dará una mayor capacidad de analizar la situación actual en la que nos encontramos, además de entender si estamos, como clase trabajadora, mejor o peor situados tras la realización de unas determinadas políticas económicas, y ser capaz de ir más lejos de ese dogma que repiten una y otra vez nuestros ilustres políticos burgueses, “Estas políticas nos benefician a todos”, y darse cuenta de que estas políticas dan como resultado una pérdida de peso de los salarios sobre el PIB, y por lo tanto, un deterioro de las condiciones de vida de la clase trabajadora. Incluso pudiendo darse casos de destrucción de fuerzas productivas en términos absolutos, como se ha podido llegar a producir en países como Grecia, donde su economía ha perdido una cuarta parte de su producción previa a la actual crisis, y todo ello, con el único fin de beneficiar a las rentas del capital.

[Tweet theme=”tweet-box-normal-blue”]En los últimos 35 años las rentas salariales han perdido sobre un 16,1% PIB[/Tweet]

Os animo a que investiguéis acerca de estos temas, pues así a lo mejor nos daremos cuenta de que en los últimos 35 años las rentas salariales (los salarios de todas las personas que trabajan en España) ha perdido sobre un 16,1% PIB, exactamente en el período que va desde 1978 a 2013, pasando de representar un 67,5% sobre PIB en 1978 a un 51,4% sobre el PIB en 2013, lo que equivale a 173.000 millones de euros que ha pasado de las rentas salariales a las del capital.

Participación de los salarios en el PIB (a precios de mercado), España, 1978-2013. Fuente: AMECO

Para hacerlo más sencillo, si hoy en día nuestros salarios hubieran mantenido constante su peso relativo, serían como media 835 euros por persona más al mes teniendo en cuenta el número de ocupados que había en 2013. Por lo tanto, aquí ya empezamos a entender lo que quiero decir en cuanto a la diferenciación de clases, puesto que las políticas económicas de las últimas décadas  se han manifestado de forma considerable sobre una pérdida de ingresos para la clase trabajadora.

Si continuamos analizando estos datos, nos damos cuenta que la tendencia regresiva se acelera principalmente desde el conocido Tratado de Maastricht, pues entre 1993 y 2006 la participación salarial cae a un promedio anual del 0,65%, frente al 0,28% de 1978-1993 y al 0,49 de 2006-2013. Es decir, que las políticas de la Unión Europea son nocivas para los intereses de los trabajadores.

Además de la pérdida de ingresos de la clase trabajadora, hay que añadir el desmantelamiento de la protección social por parte del Estado (Sanidad, educación y pensiones), además de la destrucción de empleo que conlleva estas políticas económicas, y el gran empeoramiento de las condiciones laborales fruto de las continuas reformas laborales.

A modo de conclusión, creo que se hace patente que estamos ante uno de los mayores retrocesos sociales no sólo en España, sino a escala mundial, donde la economía capitalista tiende hacia la destrucción de fuerzas productivas. Con todo lo anterior, podemos observar que cada vez se abre más una profunda brecha entre nuestra actual situación económica y social, con respecto a las posibilidades materiales que no dejan de aumentar, resultado de la mayor cualificación de la mano de obra, y que a su vez se repercute en un mayor avance científico y técnico. Cada vez nos acercamos más a aquella sociedad de Los Santos Inocentes de incultura e injusticia social.

 

P.D.: Los datos y la gráfica utilizados en este artículo los podréis encontrar en un libro llamado “Capitalismo y Economía Mundial” del economista marxista Xabier Arrizabalo, totalmente recomendado.

davidmocli24

Economista. Me gusta la lectura, el cine, la historia y juegos de estrategia. Preocupado por los problemas sociales. Escribo aquello en lo que creo.
1 Comment
  1. Me parece un gran artículo, perspicaz reflexión claramente expuesta. Se me ocurre que si fuese mensurable el peso que dentro del conjunto de las rentas salariales tienen las que perciben administradores y gestores (quizás numéricamente no muy significativos, pero cuyos «salarios» por su cuantía sí deben de tener cierta relevancia) probablemente el cuadro se agravase aún más.

    12 Mayo, 2017 at 9:57 am - Reply

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }