El Óscar de la indignidad

Desde una perspectiva totalmente personal y tras arduas deliberaciones conmigo misma, creo que la palabra que mejor define al Partido Popular y su política es indignidad.

Según la RAE, indignidad es la calidad de indigno. E indigno significa que no tiene méritos ni disposición para algo. Efectivamente el PP y sus políticos son indignos, porque no tienen ni méritos, ni disposición ni categoría para poder gobernar. Por extensión su labor política no queda más remedio que declararla indigna.

Hemos empezado el 2017 con el mismo mal gobierno con el que cerramos el 2016. Sin embargo, en estos poquitos días de año, hemos comprobado que los miembros del gobierno pueden todavía rizar el rizo y comportarse peor si cabe.

[Tweet theme=”tweet-box-normal-blue”]No tenemos más que comprobar cómo han “trabajado” el tema de las víctimas del accidente del YAK-42[/Tweet]

Durante catorce largos años, los familiares de los sesenta y dos militares que murieron en el accidente, se han topado con la puerta en las narices; cuando han elevado quejas formales de toda índole;  por la manera en la que el Ministerio de Defensa y su portavoz, Federico Trillo, tramitaron no solo la salida de Afganistán de sus familiares, sino como se escurrió el bulto para no tener que dar ningún tipo de explicación o asumir las responsabilidades oportunas. Ahora tras un informe no vinculante del Consejo de Estado, donde se declara la irresponsabilidad del Ministerio, han sido recibidos por la actual Ministra de Defensa, Mariloli Cospedal y han encontrado una mujer dispuesta a abrir una investigación sobre los hechos ocurridos durante el accidente. Alguien que no supiera de que van estos políticos, creería que la Ministra se preocupa realmente de aclarar lo que a todas luces fue un cúmulo de malas actuaciones. Sin embargo, lo que Mª Dolores de Cospedal está tratando de hacer es mostrar una imagen hacia el público, que la coloque en un lugar privilegiado a los ojos de los ocho millones de votantes que la han sentado en el banco azul, pareciendo una digna representante de los españoles cuando solo quiere quedar por encima de su antecesor, demostrando que ella sí que es demócrata. Todos conocemos a Trillo, es un hombre sin escrúpulos que le importa muy poco todas las meteduras de pata que pueda cometer porque en su arrogancia, se siente por encima de leyes, responsabilidades y justificaciones. Cospedal no es mucho mejor que él, pero al menos su indignidad la lleva a intentar parecerlo.

Otra de las indignidades que el gobierno está dispuesto a cometer sin ningún pudor, es volver a salvar a la banca. Esta vez, no es una inyección de dinero que vuelva a hundir a la población en un escalón más bajo de pobreza, si es que eso fuera posible. Ahora, entre Guindos y Catalá, así mano a mano, han ideado un modélico plan para que los bancos salven algo de su maltrecha imagen al haber sido sancionados por el Tribunal Europeo de Justicia en la aplicación de las clausulas suelo de las hipotecas. No parece que fuera suficiente que, con el beneplácito del Ministerio de Economía, los bancos ideasen una limitación de las hipotecas más propio de usureros y mangantes, sino que ahora, el gobierno quiere demostrar que está del lado de los consumidores cuando jamás lo ha estado, permitiendo que esas abusivas clausulas estuvieran presentes en las hipotecas. Con el nuevo proyecto de buenas prácticas bancarias ambos ministerios, pretenden ofrecer a los bancos la posibilidad de negociar con los usuarios la devolución de lo cobrado indebidamente evitando procesos judiciales. Y digo yo ¿no podía haberse hecho esto antes cuando los ciudadanos llevan años reclamando la devolución de un pago injusto? Pues no, el momento es ahora. Ahora para demostrar su buena voluntad y sobre todo porque en la actualidad el PP no gobierna con mayoría absoluta, como había hecho hasta ahora. Y no es que sus socios, C´s y PSOE no estén de su parte, es que la imagen de conciliadores y demócratas hay que cultivarla día a día.

Por si esto fuese poco, la última supuesta medida del gobierno, esta vez a manos de la Ministra de Sanidad, Dolors Montserrat es estudiar la posibilidad de ampliar el copago farmacéutico de los pensionistas. No todos, sino aquellos cuya pensión está comprendida en la amplísima brecha que va desde los 18.000 a los 100.000 euros. Ya hubiera querido cualquier sevillano, un abanico tan grande para aplacar el calor del mes de julio. Nada más y nada menos, que nuestra querida nueva ministra, trabaja con un corte de 82.000 euros de diferencia. No era nada lo del ojo y lo llevaba colgando. ¿Pero es justo? Pues no, porque como todos sabemos no es lo mismo ganar una cantidad que otra. Sin embargo, la política del PP es la de “equiparar” a todo el mundo, aunque utilice baremos de amplio espectro. Que lo haga o no, dependerá de ella, porque los lunes dice sí y los martes dice no. Haga lo que haga, es simplemente indigno que lo haya pensado. Todo esto, siendo un miembro del gobierno, elegida por el señor Mariano Rajoy a pesar de que la empresa de su familia tiene actualmente una deuda con Hacienda que supera los dos millones de euros. Es decir, tenemos toda una defraudadora como Ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad. Igualdad que como vemos no practica mucho.

Estas y otras muchas medidas que va poco a poco tomando el gobierno, si bien pueden parecer que están intentando aplicar otras políticas, no demuestran sino todo lo contrario. El ejecutivo, algo más presionado que en legislaturas anteriores, está implantando la política del quiero y no puedo. Quiero ser mejor pero no me da la dignidad para hacerlo. ¿Qué los bancos tienen que pagar? Que lo hagan, pero con mis condiciones pactadas con ellos de antemano. ¿Qué los pensionistas gastan mucho en medicinas que se han pagado durante sus años de trabajo? Que lo hagan, pero vamos a incluir a los más pobres en el grupo para que así parezca que los ricos contribuyen también.

Y mientras, las tasas universitarias no bajan, la sanidad se deteriora a ojos vista o la enseñanza deja de ser un tema prioritario porque para eso hay que pagar la deuda de Defensa. Mandan al monarca a Arabia Saudí a colocarle un buen pellizco en armamento y lo disfrazamos de un viaje de buena voluntad. Todo lo que sea con tal de lavar una imagen que no hay legía que aclare.

El PP es indigno. Indigno de la ciudadanía que le ha tocado gobernar, porque incluso proporcionándole la posibilidad de formar gobierno, sigue riéndose en su cara demostrándole que sus apoyos no le sirven nada más que para hacer de su capa un sayo. Es indigno de las instituciones a las que representan porque las corrompen con sus decisiones y sus políticas degradándolas a ras del suelo. Es indigno con su papel internacional, porque sigue apoyando de forma velada a aquellos países que masacran a sus vecinos, como los señores de la guerra saudíes, a los que les venden las armas con las que mataran yemeníes. Es indigno con las mujeres asesinadas por sus parejas y exparejas, porque publican tuits de dolor mientras recortan los presupuestos dedicados a luchar contra una de las mayores lacras del tiempo en que vivimos. Es indigno con las mujeres en general porque no se lucha contra el machismo social y el patriarcado mofándose en nuestra cara cuando no respetan ni las cuotas en el gobierno.

Por esa razón, yo y mis circunstancias, le otorgamos el Óscar a la indignidad, que seguro lucen orgullosos en la repisa de las chimeneas de sus casas, compradas, pagadas y mantenidas con el dinero público que sale de las costillas de los ciudadanos a los que cada día les demuestran cuán indignos pueden llegar a ser.

belentejuelas

Me gusta ser diferente. Feminista, atea, de izquierdas. Baloncesto. Autora de "El Espejo"
0 Comment

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }