A la deriva

Afortunadamente no me pilla de sorpresa todo lo que estos días se está viendo dentro de la esfera política de nuestro país.

Es lógico pensar que desde el punto de vista de un observador, que si bien no es un experto en política, por lo menos es una persona preocupada por la evolución de nuestra sociedad y su entorno, que los dos partidos que durante los últimos cuarenta años se han repartido el escenario político en España, Partido Popular y Partido Socialista Obrero Español, están en una deriva de la que les va a ser muy difícil salir y que les va a llevar, si el tiempo y la voluntad de voto de los españoles no se tuerce, a encallar en las rocas próximas a la costa.

rajoy-lengua-okPor una parte el partido en el gobierno, que es incapaz de sobreponerse al varapalo que en las urnas le ha propinado el pueblo en las pasadas elecciones, está en manos de un capitán completamente inútil, un ser egocéntrico que se retroalimenta de sus propias visiones y que es incapaz de poner orden en un palomar donde la mayor parte de sus palomos le han salido robones. El señor Rajoy, que pasará inevitablemente a la historia como el presidente más inútil de todos cuantos han ostentado ese cargo, dentro de su ineptitud y su falta de personalidad política, no hace más que poner tiritas en las heridas que bien merecían una auténtica intervención quirúrgica.

Este personaje temeroso y sin la calidad y la altura política que se le supone debería ostentar al ocupar tan alto cargo; cuestionado por una buena parte de los dirigentes de su propio partido y vapuleado por el visio-ideólogo Aznar, no solamente se esconde en el bunker de Moncloa haciendo oídos sordos a todos y a todo, sino que en un alarde de debilidad política se reúne con quién en su día lo encumbró y que hoy lo vapulea, dando una imagen lamentable de sumisión a la voluntad de ese prepotente fhürercito que ha sido uno de los artífices, entre otros, de toda la red de corrupción que asola el panorama político de nuestra denodada España.

El señor Rajoy quien no solo ha perdido cualquier atisbo de calidad política, si es que alguna vez la tuvo, y cuyos esfuerzos por aparecer al lado de los popes que deciden, o que intentan decidir el futuro de los países de Europa son tan inútiles como infructuosos, claramente ha perdido la brújula y el sextante, aparatos imprescindibles para navegar manteniendo un rumbo invariable que aleje el barco de los peligrosos farallones que le amenazan.

Intentar desprestigiar al gobierno griego por realizar un referéndum, el acto más significativo de una democracia; intentar inclinar la balanza de la voluntad popular de los ciudadanos de Grecia, abogando por el SI; quedarse escondido sin hacer ningún tipo de declaración durante horas tras el resultado demoledor del plebiscito griego, cuando todos los líderes europeos ya habían dado su opinión, y las incongruencias y bobadas vertidas en una cadena de televisión intentando hacer ver lo malo que es que Grecia tenga una deuda y poniendo como ejemplo imaginativo el que España tuviera asimismo una deuda de 900.000 millones de euros, cuando la deuda de nuestro estado es de 1.046.000 millones, nos dice el tipo de payaso que está capitaneando el buque de nuestra maltratada España.

Claro que no podemos dejar a un lado al “socio de apaños”, el PSOE, si Rajoy ha perdido la brújula y el sextante, Pedro pdro2Sánchez no sabe ni donde están las velas ni de donde sopla el viento. Ni sabe de donde le vienen los golpes ni con que palo se lo están dando; se posiciona según su conveniencia hacia la izquierda para recuperar parte del protagonismo que había perdido a lo largo de políticas traicioneras que le hicieron perder electorado, pero a su vez no les duelen prendas de pactar con la nueva derecha, representada por Ciudadanos, para conservar los feudos que han sido suyos históricamente y que han estado a punto de perder, debido a sus políticas de derechas.

Primero critica el referéndum griego, intentando negar la legitimidad de un pueblo a expresar su opinión en una decisión que afecta directamente a su medio de vida; no se nos puede olvidad que ellos cambiaron la constitución para adaptarla a las exigencias de los lobos del norte de Europa, y no consultaron con nadie.

Después se posiciona claramente a favor del SI en el plebiscito, tomando el mismo camino que la derecha más reaccionaria, y una vez conocido el resultado de las urnas modera su lenguaje y dice respetar la voluntad del pueblo griego a la vez que critica a su gobierno.

A Pedro Sánchez le pasa de todo, si Rajoy tiene a su Pepito Grillo en la figura de Aznar, pinchándole continuamente los riñones para que endurezca sus posturas; Pedro Sánchez tiene que cargar con la cruz de tener a sus espaldas a un ex-presidente que ha perdido totalmente los papeles y la razón y que no tiene ningún pudor en realizar declaraciones totalmente fuera de tono y de contexto o realizar viajes salvadores a países caribeños.

Y esta es la deriva en la que se encuentran los dos partidos que durante muchos años han regido los destinos de los españoles y a los que, por el bien de todos, tenemos que hacer el esfuerzo de apartarlos cuanto antes del teatro de la política, o de dejarlos sin una representación que les pueda permitir seguir manejando los hilos de nuestro futuro.

Necesitamos una organización firme y sin fisuras a quien entregarle el mando de nuestro barco, alguien que no pierda el norte y ponga por encima de todo los intereses del pueblo, alguien a quien consultar la voluntad popular no le suponga ningún trauma porque esté dispuesto a asumirla; en definitiva alguien que vea en la política un servicio a la ciudadanía y no una forma suculenta de ganarse la vida.

Podemos es la única esperanza de cambio que nos queda, la ilusión con que han comenzado a trabajar para el pueblo desde el primer día que han tenido acceso a las instituciones ha hecho que la gente de a pié vuelva a tener la ilusión de que otra cosa es posible, de que otra forma de hacer política es posible. Está claro que no va a ser fácil, los perros muerden con fiereza, los ataques de los que no quieren perder los privilegios que ellos mismos se han otorgado, no quieren soltar su presa, pero para eso estamos nosotros, para defender nuestro voto con un compromiso de colaboración y en defensa de nuestros derechos.

El pueblo griego nos ha dado una de las lecciones de valor y democracia más importantes de los últimos años, por encima de las presiones y por encima de los miedos han hablado los que no tienen nada que perder y mucho par ganar. Han defendido su independencia de los poderes fácticos, su identidad como pueblo y no han consentido que nadie les obligue a cambiar lo que en las urnas habían elegido.

La voluntad de Grecia ha pasado por encima de los todopoderosos y tiene que servir de llamada a los países del Sur, a los que nos consideran los pobres de Europa, a los que nos tratan no como socios sino como inquilinos, Portugal, Italia, España junto con Grecia tenemos que tomar el camino de la lucha por nuestra dignidad, y si nuestra dignidad no tiene cabida en la Europa que tienen diseñada los todopoderosos países del Norte, a lo mejor no deberíamos estar ahí, en esa Europa. Ese es un rumbo que seguir, sin derivas.

arjonairiz

Insolentemente rojo y peleón. Odio la hipocresía y me gustan las motos.
1 Comment
  1. […] A la deriva. […]

    8 Abril, 2017 at 11:42 am - Reply

Deja un comentario

Si continuas navegando en Alcantarilla Social estas aceptando el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

element.style { display: none; } template.css?ver=4.7.5:14802 img { display: none; vertical-align: middle; }